in

La huella de la fe

MANO BESAMANOS SALUD (1)

Puede parecer el título de un poema… Y un poema era la cara del que andaba limpiándole la mano a la Virgen de la Salud en el besamanos de hoy, al verse intentando quitar un carmín de los labios de alguna descuidada feligresa que, sin intención por supuesto, ha dejado la huella de su fe en una pulcra mano en San Gonzalo, a la vista de todas las demás personas que esperaban su turno para acercarse.

MANO BESAMANOS SALUD (3)

Más de uno en esta situación, pondríamos el grito en el cielo, máxime cuando tenemos amigos restauradores que nos han hecho ver la inmensidad de avatares que sufren nuestras imágenes en el día a día y que, si por ellos fuera, habría un besa-cinta en vez de besamanos. ¿Es posible re-educar en el respeto hacia la imagen también como obra de arte, y ya no sólo como objeto de la devoción popular que es? ¿Qué también se piense en la salud de la propia imagen?

Claro, aquí llega el momento de la discusión, ¿cómo se le va a prohibir a nadie besar la mano de la Dolorosa?, ¿se debería prohibir en estos casos?, ¿es responsable de ello la Hermandad o la señora del carmín en los labios? Prohibir prohibir… Lo mejor es la invitación, si es de viva voz mejor, a que si la señora en cuestión tiene los labios con cualquier tipo de pintalabios, cambie el beso, por una oración junto a la Virgen, pero claro, a ver cómo le explicas tú a una señora con… digamos más de 70 años que a la Virgen se le pueden estropear las manos al contacto del carmín que lleva puesto, porque se ha arreglado así precisamente para ir a verla en una mañana de Agosto.

Sobre todo, si esa señora en cuestión, llega con ojos llorosos de quien se reencuentra con alguien al que hace mucho que no ve, porque quizás haya sido una vecina del barrio antaño, y ahora viva ya lejos del mismo, y la haya traído alguno de sus hijos, para que no falte a la cita con su Virgen de la Salud, o si a esa señora la traen desde la propia Hermandad, que acercan a los ancianos del barrio a esa fuente de Salud que allí rebosa.

La gran pregunta, ¿se le pueden poner “vallas al campo”?

¿Qué te ha parecido?

0 puntos
Upvote Downvote

Total votos: 0

Añadir voto: 0

Porcentaje votos positivos: 0.000000%

Quitar voto: 0

Porcentaje votos negativos: 0.000000%

En San Gonzalo, un Patio de Salud

Cultos a la Virgen de Consolación