in

“JE SUIS EL CUERPO DE CRISTO”, por @jimenezalcaide

Muchas veces, cuando entro en una iglesia y veo el comportamiento que tenemos los cristianos de bolsillo, o los cofrades en general, se me vienen a la cabeza, parejas de novios de otros tiempos, en los que no había ni Facebook, ni Whatsapp, ni Skype y ni mucho menos internet. ¿Recordáis esas películas en las que un soldado en su cuartel, al ver la foto de la novia y futura esposa, la besaba pensando en ella? En realidad a quien quería besar era a la novia, no a la foto. Este es el aspecto a aclarar. Cuando un católico está orando y delante de él hay una imagen, nunca pensamos pedirle a la imagen. A la imagen no le pedimos, es a la persona que nos recuerda esa imagen a la que estamos orando. Nunca hemos creído o enseñado que las imágenes hablen, vean y caminen. Para nosotros simplemente es una representación de Jesús, María o de algún santo. Si nos quitan la imagen seguimos orando igual.

Nosotros oramos por fe, no por la vista. ¿Acaso alguna vez le han dicho en la Iglesia Católica que es obligatorio tener imágenes para orar? Claro que no. Para nosotros simplemente es una imagen. Besarla o ponerle flores son solamente formas de mostrar nuestro cariño a las personas que representan.

Doy tantas vueltas para llegar a lo que pretendo, ya que me indigna, y me gustaría que los cofrades nos concienciáramos de lo que ha pasado. Se leía estos días atrás en los periódicos, que la parroquia del Corpus sufrió un robo del ornamento litúrgico y el dinero de la colecta dominical. Yo lo pienso y me embarga una pena tremenda, por dos motivos.

Primero y principal por el hecho en sí, un robo siempre nos da una sensación de inseguridad y aunque a algunos nos pille la iglesia del Corpus lejos (o no), este tema puede pasar en cualquier iglesia, capilla, o casa de hermandad (hay que empezar a invertir en seguridad señores, desgraciadamente).

Y lo segundo, y quizás lo que mas me apenó, es la repercusión mediática del tema. Yo uso a veces, como consulta de algún temas que desconozco, la opción de búsqueda de Twitter. Ahí encuentro justo lo que cubre mi necesidad curiosa. Busco dos palabras claves (en este caso ROBO y CORPUS). Ahí se despliegan todos los tweets que contienen esas dos palabras, y encuentro lo que estaba buscando concretamente, la información (enlazada con algún medio de comunicación que da la información completa) y por supuesto, opiniones de muchos twitteros (con mas o menos criterio, todo hay que decirlo) de guardia, siempre a cualquier hora del día. Pues si usamos ese termómetro tan básico, vemos que aún, a día de hoy, 5 días después del robo, habiendo detenido ya al presunto autor y recuperado todo lo sustraído, no hay más de 50 tweets hablando del tema. La mayoría de esos tweets, son de medios de comunicación contando la noticia, y el resto entidades religiosas (hermandades la mayoría), condenando el robo y compadeciéndose de los feligreses de la parroquia.

¿Y los cofrades? ¿Dónde estamos ahora los cofrades? Si somos coherentes con nuestra religión y nuestra FE (mucho pedir), se ha faltado el respeto a lo más grande que tenemos los cristianos. Se atentó contra un sagrario. Se llegó a leer en algún medio lo siguiente (cito textual): El Sagrario abierto, las sagradas formas diseminadas por el suelo“. ¿Cómo hubiese sido el grito en el cielo, y la voz de alarma si se le hubiese tocado un pelo a una imagen secundaria de un paso de misterio? ¿O si en vez de cálices estuviésemos hablando de macollas de un paso de palio? Nos hubiera faltado tiempo para condenar los hechos y desear la muerte al autor como poco, y solidarizarnos con la hermandad en cuestión y todos los hermanos llorarían amargamente.

Yo no pido cadena perpetua para el autor, ni pido nada malo para ellos, sólo pido examen de conciencia para los que hemos pasado por este tema casi de puntillas, obviando que hemos sufrido un ataque a lo más sagrado que tenemos.

Al final va ser verdad cuando nos acusan de idolatría, y que todo lo que no tenga nada que ver con las imágenes nos la pasamos por el forro de las túnicas, que luego muy dignamente vestimos, y con las que llegamos a llorar como magdalenas cuando la tarde se pone lluviosa y nuestra cofradía no sale.

Es verdad que mi herramienta de búsqueda y termómetro de un tema de actualidad no es fiable al 100%, quizás. Pero sí es verdad que, en las redes sociales, estamos rodeados de mucha información totalmente prescindible a veces. Y de preocupaciones inútiles. Y también es verdad que, al mínimo acto de agravio contra una hermandad, banda o similar, todo el orbe cofrade hace piña y nos volvemos talibanes de la causa, pero luego profanan un sagrario y no nos conmueve ni un poquito.

Todo empezará a cambiar el día que nos demos cuenta de que, lo más importante en la vida, es lo que tiene que ser más importante. Y por lo pronto, el lunes apareció en el suelo de una parroquia como una colilla lo MÁS IMPORTANTE, y nosotros los cofrades de pacotilla, ni nos hemos preocupado. Ahora tenemos por delante otra cuaresma y otra oportunidad de volver a poner en el centro lo más importante, que para algunos seguirán siendo los estrenos, polémicas, orden de paso, minuto arriba, minuto abajo; y toda esa sarta de detalles que lo que hacen es distraer nuestra atención. ESO SI QUE DA PENA

#JeSuisElCuerpodeCristo

¿Qué te ha parecido?

0 puntos
Upvote Downvote

Total votos: 0

Añadir voto: 0

Porcentaje votos positivos: 0.000000%

Quitar voto: 0

Porcentaje votos negativos: 0.000000%

Escrito por David Jiménez

Community manager y fotógrafo profesional

De mañana y por la calle Betis, así será el Vía Crucis del Cristo de las Tres Caídas

A la luz de las velas en San Martín