Jaén

Jaén conmemora intensamente los Dolores de la Virgen

Las Cofradías que tienen como titular a la Virgen María en su advocación de los Dolores, realizaron ayer cultos en su honor

En la Parroquia de San Juan y San Pedro, la Insigne y Real Congregación del Santo Sepulcro y Siervos de la Orden Tercera de Nuestra Señora de los Dolores, rezó la Corona Dolorosa (los 7 dolores de María), continuando con la Celebración de la Eucaristía y finalizando con una Salve Solemne.

Dolores Santo Sepulcro Jaén

Esta bella Imagen de Nuestra Señora de los Dolores está atribuida a Sebastián de Solís (1580).

Igual culto realizó la Hermandad del Cristo de la Expiración en su Parroquia de San Bartolomé, en honor a María Santísima de las Siete Palabras.

Siete Palabras Jaén

La imagen es obra de escultor Luis Álvarez Duarte en 1995.

La Cofradía de la Soledad en la Basílica Menor de San Ildefonso, se rezó el Santo Rosario, se ofició Santa Misa y Salve solemne, continuando hoy con un Besamanos a su Titular en la jornada de la tarde.

Soledad Jaén

La Virgen de la Soledad es obra de Francisco Romero Zafra, del año 2000.

En la Parroquia de la Magdalena, con igual culto, honraron a la Madre del Mayor Dolor de la Cofradía del Cristo de la Clemencia, cantando el coro parroquial.

Mayor dolor clemencia jaén

La bella dolorosa salió de la gubia de Alfredo Muñoz Arcos en el año 1946.

La devoción a Nuestra Señora de los Dolores viene desde muy antiguo. Ya en el siglo VIII los escritores eclesiásticos hablaban de la “Compasión de la Virgen” en referencia a la participación de la Madre de Dios en los dolores del Crucificado.

Pronto empezaron a surgir las devociones a los 7 dolores de María y se compusieron himnos con los que los fieles manifestaban su solidaridad con la Virgen dolorosa.

La fiesta empezó a celebrarse en occidente durante la Edad Media y por entonces se hablaba de la “Transfixión de María”, de la “Recomendación de María en el Calvario”, y se conmemoraba en el tiempo de Pascua.

En el siglo XII los religiosos servitas celebraban la memoria de María bajo la Cruz con oficio y Misa especial. Más adelante, por el siglo XVII se celebraba el domingo tercero de septiembre.

El viernes anterior al Domingo de Ramos también se hacía una conmemoración a la Virgen Dolorosa, festividad conocida popularmente como “Viernes de los Dolores”.

Benedicto XIII extendió universalmente la celebración del “Viernes de Dolores” en 1472 y en 1814 el Papa Pío VII fijó la Fiesta de Nuestra Señora de los Dolores para el 15 de septiembre, un día después a la Exaltación de la Santa Cruz.

Redacción: Rafael Del Moral Collado.
AnteriorSiguiente