Huelva, Sevilla

Huelva. El sueño de un barrio cumplido

Lo vivido ayer en la Barriada de La Orden es de esos momentos que quedarán en la retina de todos y cada uno de los cofrades de Huelva y más en especial en las de los Hermanos de El Perdón y vecinos del barrio.

En torno a las 18:15 horas, Nuestra Señora de los Dolores salía a la calle. Miles de emociones contenidas de todos los que miraban a la Madre de Dios de manera tan soberana por primera vez bajo palio y luciendo como lo que es la Reina de todo un barrio. Que estampa nos regalaba para la historia.

No había rincón del barrio que estuviera engalanado, y ninguna calle que no estuviera atestada de gente. Uno de los puntos claves del recorrido fue la Calle Montevideo, en la cual entró a sones de “Perdón por tus Dolores” marcha compuesta por Jesuli Perojil para tal ocasión. A lo largo de la calle le siguieron plegarias por rumbas, vítores y el momento emotivo con la parte cantada de “Encarnación Coronada”.

Otro de los puntos fuertes del recorrido fue la Calle Legión Española, la cuál subió de un tirón a los sones de “Mi Amargura”, “Coronación” y “Reina de Triana”.

La estampa la dejó en el Santuario de Ntra Sra de la Cinta, era la primera vez que un palio pisaba la Plaza de los Capellanes y entraba con “Esperanza por Huelva Coronada”, para después postrarse ante la Patrona de la ciudad con “Dios Te Salve, Luna Llena” y por último salir con “Victoria del Polvorín”. Claro guiño musical a las tres devociones coronadas que tiene Huelva.

Tras el Santuario llegó a Los Desniveles, allí caminó con elegancia sobre una alfombra de sal que con tanto esmero habían preparado los hermanos de la Hermandad para tal ocasión.

Nuestra Señora de los Dolores llegaba al Colegio Diocesano a los sones de “Paz, Reina de la Granada” para ponerse frente a un cuadro de María Stma de la Paz de Moguer, a la cuál pertenecía el palio en el que procesionaba la Virgen de los Dolores.

El momento mágico de la noche llegaba mientras el palio reviraba de manera fina y elegante hacia el Hospital Blanca Paloma a los sones de La Madrugá. Una vez en el Hospital, el Coro de la Hermandad de La Fe le rezó cantando a Ntra Sra de los Dolores. Con Hosanna In Excelsis se realizó una levantá a pulso y enfilar ya la Plaza Cristo del Perdón, donde, tras pasar el arco recibieron a su Reina con una enorme petalada.

El momento solemne llegó en la penúltima chicotá de la noche, las luces apagadas, gente en silencio y de fondo la banda sonora inconfundible de la Semana Santa, Amarguras, mientra el palio reviraba para que todo el barrio se despidiera de su bendita madre de Los Dolores. Al sueño ya le quedaba poco.

Por último, con el paso cuadrado en la puerta, la cuadrilla de costaleros fueron poco a poco entrando, con un silencio absoluto hasta que la Marcha Real interrumpió el silencio y todo se convirtió en aplausos tanto dentro, como fuera del templo.

En el interior de la Parroquia de Santa Teresa la última marcha que sonó fue Soledad Franciscana. Al finalizar, una gran ovación fue la protagonista.

Se llegaba al final de un sueño, un sueño del que los cofrades de Huelva y en particular los Hermanos de El Perdón y todos los vecinos del Barrio de La Orden tardarán en despertar.

AnteriorSiguiente