Fotografías

FOTOGRAFÍAS | Romanticismo y clasicismo en el compás de los Toneleros

Como si se tratase del rincón más escondido de la ciudad de Sevilla, allí, en la capilla del Real de la Carretería se aparecía la Virgen del Mayor Dolor en su Soledad de la hermandad del gremio de los toneleros, postrada ante los sevillanos que se acercaban a besarle su bendita mano.

El Santísimo Cristo de la Salud presidiendo como telón de fondo alumbrado por una abundante candelería, servía de escolta para la Virgen ataviada como la solemos ver la mágica tarde del Viernes Santo con el manto de salida, réplica del anterior que poseía del año 1886 de terciopelo de Lyon y saya azul de terciopelo oscura con bordados en oro asimétricamente del año 1959.

Una estampa clásica que año tras año nos deja esta corporación allá por Mayo, cuando en la Sevilla más luminosa siempre hay un hueco para el recogimiento más oscuro.

 

AnteriorSiguiente