in

Entrevista al compositor David Hurtado Torres.

Tweet
A continuación os ofrecemos la entrevista realizada por ElCostal.net al compositor David Hurtado Torres, que tan amablente nos ha concedido, siempre con una sonrisa y en buena disposición. Ante todo nuestras palabras de agradecimiento hacia David, por su tiempo y el trato recibibio, que dicen mucho de la gran persona que es.

En esta entrevista, el compositor nos hablará de temas de actualidad relacionados con el mundo de la música procesional, siempre con un enfoque personal y huyendo de los tópicos.

Para empezar, conozcamos algo sobre su vida y obra. Pianista, nace en Sevilla en 1976, siendo hijo de la cantaora Lola Valderrama (sobrina del mítico Juanito Valderrama). Estudioso y experto en flamenco, ha impartido clases sobre esta materia en el Conservatorio Francisco Guerrero de Sevilla. Junto con su hermano Antonio, ha publicado diversos estudios sobre el género musical. Ha compuesto diversas marchas procesionales, tales como Después de la Madrugá, Resignación, Salvación, A la derecha del Padre… Con esta última ganó la segunda edición del Concurso Internacional de marchas procesionales Manuel Font de Anta.

-Actualmente existe una gran polémica sobre la calidad, la cantidad y lo acertado de las marchas de nueva factura. ¿Cómo valoras las nuevas creaciones musicales en líneas generales?-Es cierto que la marcha procesional ha sufrido un boom en los últimos años. No tengo el dato de cuántas se escriben cada año, pero sé que son muchas. Personalmente, mi preocupación ha sido siempre pro escribir algo lo mejor posible y no por escribir mucho. Es evidente que la cantidad puede frecuentemente ir en detrimento de la calidad, aunque esto no es un axioma incontestable, ya que en la historia de la música hay bastantes casos de compositores que escribieron mucho y todo muy bueno, como Bach, Mozart o Schubert, pero de todos modos, el tiempo pone cada cosa en su sitio y a una buena composición la verdad es que poco le afecta que haya muchas malas. Respecto a las nuevas creaciones, pues hay de todo, malas, buenas y regulares.

-Soleá, dame la mano, Coronación de la Macarena, La Estrella Sublime… ¿Se están perdiendo las “buenas marchas”?-Yo creo que no. Una cosa es clásica cuando no se puede hacer mejor, y lo clásico nunca se pierde, no hay más que escuchar las marchas que suenan en Semana Santa, yo al menos lo más que escucho es repertorio clásico. Otra cosa son los conciertos, en los que sí es verdad que puede haber un predominio de lo nuevo sobre lo antiguo, pero eso es algo totalmente necesario, ya que la música debe seguir adelante. Y no sólo hay que dar cabida, sino que hay que fomentar y promover lo nuevo, porque lo que hoy es clásico alguna vez fue vanguardia.

-En relación con lo anterior, ¿crees que Sevilla es consciente de la importancia de su patrimonio musical?-Lamentablemente, creo que no. La música siempre es la hermana pobre de todo. Para empezar, se produce un hecho tan flagrante como el que el compositor es el único personaje de la Semana Santa que no cobra dinero por su trabajo, ya que se le presupone un fiel devoto de tal o cual Imagen y trabaja por devoción. Sin embargo, los orfebres, imagineros, floristas, bandas de música y demás elementos implicados en la Semana Santa ven justamente remunerada su actividad, porque, devociones a parte, se trata de un trabajo como otro cualquiera. Quiero pensar que al tratarse la música de un patrimonio inmaterial sea por ello por lo que no se le da el mismo valor a una marcha que a un manto, pero ¿alguien se ha imaginado cómo sería el discurrir de la Virgen de la Amargura el Domingo de Ramos sin su marcha “Amarguras”?

-¿Se está produciendo una globalización en el ámbito musical cofrade?-Sin lugar a dudas. Hoy se escuchan marchas de Sevilla en Málaga y marchas de Málaga en Sevilla. Antes yo sólo recuerdo el caso de Ntro. Padre Jesús de Cebrián como marcha foránea en Sevilla. Esto es algo que tiene sus pros y sus contras. Como principal ventaja le veo el enriquecimiento musical que supone ese trasvase de repertorio de a otra provincia, pero por otro lado no podemos ignorar la idiosincrasia particular de cada sitio y todo lo ue ello supone. No se trata de que lo de allí sea mejor o peor que lo de aquí, simplemente diferente, y es que es probable que una marcha malagueña, granadina o, más aún, levantina no funcione en nuestra Semana Santa y viceversa, pero eso es falta de adecuación estética. Pasaría igualmente factura en otros aspectos: ¿sería concebible el Gran Poder en un trono malagueño, o el Cristo de Mena sobre la canastilla de Jesús de la Pasión?

-Por su proximidad, ¿eventos como el Congreso Nacional de Bandas son positivos para el desarrollo y la conservación de la música procesional? ¿Y concursos como el Memorial Font de Anta, del cual eres ganador de una de sus ediciones?-Por supuesto que sí. Todo lo que sea promover y difundir un fenómeno musical de tanta pujanza en la actualidad como es la música procesional debe ser recibido con los brazos abiertos. En el caso de los concursos el tema se torna más delicado, ya que supone la necesidad de juzgar, y eso en arte es algo que, además de ser sumamente difícil, genera suceptibilidades y críticas, constructivas algunas y destructivas otras. Cuando mi marcha “A la derecha del Padre”, gané el Memorial Font de Anta. Recuerdo que en algunos foros decían que el concurso estaba amañado y que la ganadora moral era “Hossana in excelsis” y mil cosas más bastante desagradables. Yo jamás entré en esa polémica, y puedo asegurar que jamás he escrito en ningún foro, y por otro lado pienso que ese concurso lo pudo haber ganado cualquiera de las marchas que resultaron finalistas, ya que todas ellas eran de una calidad extraordinaria, pero el caso es que gané yo y no tengo la culpa de eso, me presenté para ganar, como hicieron todos, y no creo que en aquel momento mereciera todo aquel linchamiento que sufrí en determinados sectores, pero bueno, es algo inevitable que hay que asumir con filosofía cuando uno se dedica a una actividad como esta.

-Ante procesiones de gloria con repertorios fúnebres y Dolorosas con bombo y platillo, ¿deben las hermandades pedir asesoramiento a la hora de poner los repertorios?-Del mismo modo que los altares de culto los montan los priostes y las Vírgenes son ataviadas por vestidores, los repertorios musicales deberían ser seleccionados por técnicos en la materia, y un experto musical no es aquel que ha escuchado todos los discos de Soria 9 o de la Banda de Tejera, sino una persona con conocimientos musicales. Todos tenemos en mente a Hermandades de incuestionable caché y categoría a las que, sin embargo, no les acompaña el repertorio musical que eligen para procesionar, y ya no se trata de elegir buenas o malas marchas, sino de elegir marchas adecuadas, ya sean fúnebres o festivas. De lo contrario suceden cosas que a veces se ven por desgracia.

-Ya en el ámbito personal, ¿en qué proyectos estás trabajando?-Acabo de terminar una obra para violín y banda que me estrenará la Banda Municipal de Sevilla junto con el violinista colombiano Lelio Olarte, dirigidos por Francisco Javier Gutiérrez, el 22 de diciembre en el Teatro Lope de Vega de Sevilla. Por otro lado, la Banda de Tejera está ensayando la última obra que he escrito para la Semana Santa. Se titula “Subida al Calvario” y es una obra que inspirada en el cuadro homónimo de Tintoretto a la que no he querido denominar marcha porque no tiene la forma de la marcha tradicional, así que la he llamado cuadro sinfónico, porque en realidad es eso, la descripción musical de una obra plástica. Se estrenará durante la Cuaresma de 2012. A parte de eso, tengo muchos encargos tanto en el terreno de la música procesional como de la llamada música clásica, pero selecciono mucho los encargos, ya que no me gusta escribir más de tres o cuatro obras por año, para poder tomarme el tiempo que quiero y necesito en la creación de cada una.

Un sonido: una saeta de Manuel Vallejo.
Una Imagen: El Cachorro.
Una marcha: Virgen del Valle.
Un momento: el encuentro con la primera cofradía el Domingo de Ramos.

Algo que quieras decir a los lectores de ElCostal.net. Muchas gracias por su atención y que por favor nunca olviden que el compositor es una persona que ha tenido que estudiar duro durante muchos años, y que detrás de cada obra que apenas dura cinco minutos hay mucho trabajo, mucho tiempo en soledad, mucho esfuerzo y muchas ganas de llegar al corazón de la gente.

Fernando Rodríguez.

¿Qué te ha parecido?

0 puntos
Upvote Downvote

Total votos: 0

Añadir voto: 0

Porcentaje votos positivos: 0.000000%

Quitar voto: 0

Porcentaje votos negativos: 0.000000%

Escrito por Nacho Sánchez

Jartible Cofrade desde 1991 · Tecleando con más de 140 caracteres · Coordinador de ElCostal.org

En el recuerdo de un Miércoles Santo Baratillero

Las marchas de hoy a Piano