in ,

En Vídeo. La Macarena regresa a San Gil. Por Fernando Rodríguez

Fernando Rodríguez.

Aún era de noche. La Macarena surge, desbordada y desbordante, por la estrechez de la calle San Luis, vestida para la ocasión. Repica el campanario de la torre de San Gil y suena El Carmen tras el palio. Es entonces cuando comienza a girar el paso en dirección a la parroquia, sede de la Hermandad durante tres de sus cuatro siglos de vida. De la bulla y el gentío que rodeaba a la Virgen de la Esperanza, se dio paso a la casi intimidad de la recoleta plaza, lugar donde esperaba la Centuria Romana una vez hubo completado el insólito recorrido de la magna procesión.

Tras superar un leve percance con los adornos de la calle, que arrancó el aplauso de los presentes, el palio se detuvo a las puertas de la parroquia. Parecía otro tiempo, un tiempo donde era todo más cercano, donde el barrio era barrio y el Viernes Santo su fiesta grande. Se levanta el paso y suena “Como Tú ninguna”, marcha estrenada para esta efeméride y llamada a ser sucesora de Aniversario Macareno.

La Esperanza Macarena se introducía lentamente por la reja del pequeño atrio parroquial, pasando y traspasando el corazón del público allí congregado, que no podía contener la emoción del momento. En el interior, se hizo el saludo en el presbiterio y se le cantó a la Santísima Virgen. No permaneció mucho tiempo dentro de la que también era su casa, a espaldas de su camarín.

Comenzaba a amanecer. Aunque la presencia de la Centuria hacía imaginar lo que allí sucedería, no dejó de ser una sorpresa. La Banda, comandada por Hidalgo, comenzó a tocar con el redoble cambiado y adaptado al andar del paso de palio. Instantes después, sonó la cornetería: el Himno a la Esperanza Macarena. La Virgen se marchó con Aniversario Macareno, retomando la calle San Luis bajo una lluvia de flores.

Fue un momento indescriptible, único. Esta generación, de jóvenes me refiero, hemos tenido la dicha de conocer momentos históricos en la historia de la ciudad y de la Hermandad de la Macarena. Tras la hazaña olímpica del Alamillo, el Hospital y la Cartuja, en la que la Virgen cruzó el río y llenó las autopistas, podría pensarse que sería muy difícil vivir algo igual. Igual no ha sido, pero sí quizás más grandioso. Ahora el Parque, la Plaza de España, el Rectorado, San Telmo y la Ronda fueron testigos de esta batalla de la fe, al estilo de Sevilla, ganada por la Esperanza. Quién diría a los esclavos negros de la ciudad que la capilla de la Virgen de los Ángeles sería uno de los centros neurálgicos de la Sevilla religiosa, quién se hubiera imaginado a tres imágenes de la Virgen Coronada juntas en el lugar del martirio de las Santas Justa y Rufina, quién habría soñado el encuentro con la Hiniesta Gloriosa donde San Leandro puso sede a la Iglesia de Sevilla, quién le diría a Santa Ángela que la Macarena iría a su casa, quién a Aníbal González que su plaza sería el mayor retablo de toda la cristiandad.

Alejada de toda esa apoteosis, y cuando ya pesaban las horas y la madrugada, la parroquia de San Gil esperaba de forma humilde y sencilla a la Esperanza Macarena, aunque, eso sí, con la misma alegría del padre que recibe al hijo pródigo. La emoción a flor de piel, y sólo al alcance de unos pocos privilegiados. Allí se notó más que nunca la humanidad de la Virgen, de esa Muchacha sufrida que regresaba a su casa.

Es muy difícil definir y enumerar, no los hechos, sí los sentimientos que allí se sucedieron.  Así es la Macarena, misteriosa, indescriptible, divina, casi mágica, llanto y júbilo a un tiempo, capaz de llenarlo todo. Aquello ocurrió según dicta la marcha “Pasa la Virgen Macarena”: una explosión de gozo cuando llega y una ausencia melancólica cuando se marcha. Eso sí, conscientes de haber vivido un momento histórico y con la Esperanza de que dentro de poco volverá a sonar Coronación de la Macarena.

 

¿Qué te ha parecido?

0 puntos
Upvote Downvote

Total votos: 0

Añadir voto: 0

Porcentaje votos positivos: 0.000000%

Quitar voto: 0

Porcentaje votos negativos: 0.000000%

Escrito por Nacho Sánchez

Jartible Cofrade desde 1991 · Tecleando con más de 140 caracteres · Coordinador de ElCostal.org

SUSPIROS DE ESPAÑA PARA LA ESTRELLA DE LA MAÑANA

Huelva. Cabildo de Oficiales en la Hermandad de la Merced