in

En recuerdo del sacristán de San Martín

La Semana Santa es un tiempo propicio para recordar a los hermanos que se fueron. Uno de esos emotivos momentos, se vivió el pasado Miércoles Santo, en la plaza de San Martín.

Atado en la reja que da paso a la puerta de la iglesia, se podía ver un clavel rojo. Una flor en recuerdo de quién debía abrir la cancela, Manuel Garrucho, sacristán del templo y guardián de los titulares de la Lanzada.

La corporación tuvo a bien que, en la salida del paso de misterio, la banda de cornetas y tambores del Santísimo Cristo de las Tres Caídas, no interpretará el himno nacional. En su lugar, la formación hizo sonar la obra “Toques de Oración”.

¿Qué te ha parecido?

0 puntos
Upvote Downvote

Total votos: 0

Añadir voto: 0

Porcentaje votos positivos: 0.000000%

Quitar voto: 0

Porcentaje votos negativos: 0.000000%

Escrito por David Jiménez

Community manager y fotógrafo profesional

La banda de la Sed sustituye a la Veterana en la procesión de la Virgen de Araceli

50 años de “Cachorro, Saeta Sevilla”