Sevilla

En Imágenes. Volvió el discípulo amado del Gran Poder

Alejandro Braña

La noche no se pudo presentar con mejor ocasión para la vuelta de San Juan Evangelista a la casa del Padre de todos los sevillanos. Y así lo hizo, como un Tenorio que vuelve a su posada, esta imagen ya preside el altar a la izquierda del Señor del Gran Poder

De aspecto renovado, rejuvenecido propio a la edad que tenía el discípulo, con la policromía característica que en el siglo XVII supo darle Francisco Fernández de Llexa a esta magnifica obra escultórica del cordobés Juan de Mesa y Velasco, vuelve tras la restauración de uno de los personajes de moda en estos tiempos, el profesor Pedro Manzano.

Si echamos la vista atrás, a parte de esta última restauración que ha sido, sin duda, de mucho calibre en lo que artísticamente se refiere, la imagen del San Juan a sufrido a lo largo de su hechura diferentes modificaciones, como por ejemplo, la del profesor Antonio Illanes que alteró la policromía conservada hasta 1954 o la cercana realizada por los Hermanos Cruz Solís entre 1985 y 1986 echándolo en falta esas dos semana santas al lado de María Santísima del Mayor Dolor y Traspaso.

Si lo analizamos técnicamente, es una escultura totalmente “Mesina” como vemos en el en el trato de los volúmenes y del pelo, así como en el rostro fuerte y compasivo a la vez,  propio del escultor cordobés. Su altura, 1´78 metros y 40 cm de ancho tallado completamente. Podemos imaginarnos en su imagen expresiva a una caballero español de la época, ya que el escultor lo dotó de esa perilla y ese pelo, propio de los jóvenes cortesanos de 1620.

Realizado a la misma vez que el  Señor del Gran Poder, cuenta la propia Hermandad del Gran Poder que la primitiva Hermandad del Mayor Dolor y Traspaso ya poseía una imagen de San Juan como escena principal del cortejo cuando era hermandad de luz, incluso en las Reglas de 1570, que siguen muy de cerca las anteriores de 1477, se señala entre las más destacadas solemnidades a celebrar por la corporación la de la Fiesta de San Juan Evangelista. Pero lo que quedó claro tras la incrustación de los ojos de cristal que en el papel que apareció en el interior de la imagen certifica que los hermanos mandaron hacer esta Santa Imaxen y hechura del Señor San Juan Evangelista para honra y gloria de Dios Nuestro Señor y hornato desta Santa Cofradía la hiso y acabó a 31 de agosto de este año mil y seis sientos y veinte años -1620- Juan de Mesa, maestro escultor y la encarnó Francisco Fernández de Llexa, nuestro hermano”.

Metiéndonos de lleno en esta restauración, algunas de las muchas intervenciones que ha recibido por parte del profesor Pedro Manzano son las siguientes, como indica en su página web:

– Limpieza de la policromía

– Confección de un corpiño de cuero para proteger la encarnadura y el cuerpo de los alfileres al vestirlo.

– Y una de las cosas por las que se tuvo que tratar esta imagen, la desinstectación, realizada por la empresa ARCE.

Revestido con su tradicional túnica verde, que simboliza la regeneración del alma mediante las buenas obras y el mantolín rojo, que lo es de los sentimientos más puros del alma –en su caso acoger a la Virgen como un hijo tras la muerte del Maestro- se nos presenta esta magnífica talla barroca en la Basílica del Señor del Gran Poder para disfrute de todos los sevillanos.

Fuentes: Hermandad del Gran Poder (www.granpoder.es)

Pedro Manzano (www.pedromanzano.es)

 

 

AnteriorSiguiente