in ,

El Tiempo sin Tiempo: “Dios en la Ciudad”

“¿Y mi vida?
Dime, mi vida,
¿qué es, si no eres tú?”

Nazareno,
que aplaca voraz el porvenir
de una desventurada vida.
Sostiene la ciudad, toda dormida,
que ante la muerte siempre vivir.
Nazareno que hasta a Sevilla
su mesura logró desmedir.

Luz
última que en la negrura
siempre viva permanece.
Un sentir ante Dios resplandece,
descosiendo en la noche costuras
que los siglos bordaron en Él
y en el tiempo imparable aún perduran.

Milagro
de un siglo de ideas certeras.
Insuperable elaboración
cual tal soberbia pasión
lleva la carne hasta la madera.
Pasa la vida, pasan los ideales,
mas nunca la gente que lo venera.

Abrazo
que tampoco en el tiempo pasa.
Porque en sus manos desgastadas
tiene la fe del mundo tallada.
Porque la bondad de su cara traspasa
al dolor más profundo e hiriente.
Amor infinito que a cualquier mal arrasa.

Oración
es decir lentamente su nombre.
Savia que crece por las ramas
de cada destino que desparrama
uno por uno, cada mujer y hombre.
No es de extrañar, mis paisanos,
que ante Él, el más ateo se asombre.

Vida
aflorada en cada emoción
bastante alejada de toda lógica
y de cualquier doctrina filosófica.
Derrota implacable de la razón,
que una vez más Dios transforma
en un sublime triunfo del corazón.

Nazareno, Luz, Milagro,
Abrazo, Oración, Vida:
Semana Santa. ¿Vida?
“¿Y mi vida?
Dime, mi vida,
¿qué es, si no eres Tú?”:

Gran Poder por los caminos,
Gran Poder por los senderos,
Gran Poder, siempre en Sevilla.
¡Gran Poder del mundo entero!

José Antonio Montero Fernández.

A Dios
A Rasero.
A los cofrades, a todos.
A mi ciudad, que es la más hermosa del mundo.
A las víctimas del vuelo Airbus A320.

¿Qué te ha parecido?

0 puntos
Upvote Downvote

Total votos: 0

Añadir voto: 0

Porcentaje votos positivos: 0.000000%

Quitar voto: 0

Porcentaje votos negativos: 0.000000%

La Agrupación Musical Virgen de los Reyes responde en un comunicado a Francisco José Carrasco

Meditación y posterior subida al paso del Cristo de Pasión y Muerte