Blog, El Sanedrín

El sanedrín: “Silos de poder de arpillera” por @altocapirote

Alto Capirote Negro

costalerosVaya por delante, para espantar a los voceros del Apocalipsis costaleril, que creo que la Semana Santa vive su mejor momento en la historia de “la gente de abajo”. Si hace cuarenta años la Esperanza de Triana entraba a las nueve de la mañana y ahora pasado el mediodía no es porque ahora los nazarenos se arrastren: el Actimel ha hecho milagros en las jóvenes generaciones! Hoy escuchamos una marcha tras otra, frente a la decena corta de antaño. Y cualquier vídeo de los años 20 ó 30 te pone ante los ojos la diferencia entre el transporte de imágenes en los pasos y lo que hoy día vemos en la calle (con todas las salvedades que está pensando).

Pero ese protagonismo ha degenerado en muchos casos en silos de poder donde con un costal bajo el brazo se cambia primero la banda, luego el capataz, después la Junta de Gobierno, y finalmente la vida de la Hermandad degenera de tal forma que la gestora es la única salida.

Todos tenemos la solución en una mano cuando en la otra hay una ración de croquetas de Casa Ricardo. Que si más formación, que si más vida espiritual. Siendo fundamentales y, digamos, de carácter estratégico, son teclas que suenan a largo plazo. Y eso si se hacen con la coherencia debida. Diez minutos de charla del Director Espiritual en la igualá no cuentan como formación.

costalerosLeyendo algunas Reglas y Reglamentos internos, se observan muchas lagunas en hermandades que tienen severos problemas hoy día con sus costaleros. No debe ser casualidad. Esto nos ofrece la oportunidad de establecer medidas tácticas que rinden sus frutos desde el primer día, bloqueando la aparición de silos de poder. Veamos algunas que ya están en las Reglas de algunas Hermandades.

Un responsable de dentro. Revisando varias Reglas se comprueba que el responsable de nombrar la cuadrilla puede ser el capataz, el Diputado Mayor de Gobierno a propuesta del capataz o bien… nadie. Sorprendente pero cierto. Parece lógico que la hermandad que quiera mantener el control explicite que el DMG es el responsable… de todo!.

Este cortafuegos, verdadero y único responsable de la cuadrilla, debe ser una persona de peso y con indudable capacidad negociadora. Ahí lo dejo.

Sin derechos adquiridos. El Reglamento debe especificar que haber integrado la cuadrilla de hermanos costaleros un año no da necesariamente derecho a hacerlo el año siguiente. Esta temporalidad desactiva en muchos casos el valor del grupo de presión.

costaleros

Se trata de darle al grupo el mismo carácter que al tramo del Senatus. Cada año se convoca a la igualá a todos los solicitantes a salir de costalero y el Diputado Mayor de Gobierno aprueba (o no!) la propuesta de los capataces teniendo en cuenta la opinión técnica de éstos y la antigüedad del solicitante (u otras normas del reglamento que así se consideren).

Adiós a la cuadrilla de hermanos. Muchas Juntas de Gobierno han obligado a los que querían salir de costalero a hacerse hermano. Las ventajas eran innumerables. Aumento de ingresos la más importante. La realidad es que, en muchos casos, esas 150 cuotas han costado muy caras a las hermandades. Son 150 votos que te vuelcan un Cabildo.

Hoy ya hay hermandades que, tras pasar el sarampión de la gestora, han renunciado a obligar a ningún costalero a hacerse hermano. Y así se evita que los “hombres de confianza” de tal o cuál capataz tengan poder fuera del paso. La caída de ingresos puede paliarse reestructurando el sistema de cuotas y papeletas de sitio hacia la “tarifa plana” para todos.

Ni mucho menos pretende ser esto un compendio de soluciones normativas. Pero sí un recordatorio que donde está el problema (las Reglas y Reglamentos Internos) está la solución. Y ya se sabe que las reglas son necesarias cuando el sentido común escasea. Y vaya si escasea. Y quizás sea el principal problema.

AnteriorSiguiente
Community manager y fotógrafo profesional