El Sanedrín

El Sanedrín: Capataces y costaleros

Ricardo Flores

Por todos es sabido que el mundo de las cofradías está formado por infinidad de personas, personas que forman grandes colectivos, tales como son las bandas y las cuadrillas de costaleros. A día de hoy, estos colectivos están teniendo más poder de lo que les corresponde en las Hermandades, llegando a unos límites insospechados.

Hoy quiero centrarme en martillos y trabajaderas, involucrando a capataces y costaleros. Ahora quiero poner en práctica el oir, ver, y callar, hasta cierto punto.

costalerosVerdaderamente creo que, bajo las trabajaderas, se está creando un universo paralelo que parece no tener nada que ver con eso de la religión. Indiscutiblemente sé que bajo los kilos hay personas con fuertes valores religiosos, con su fe y con principios; Respeto mucho su labor, pues son ellos los que le ponen los pies a Dios y a su Madre.

Por otro lado, yo pregunto: …¿a cuántos costaleros vemos en los cultos de las Hermandades?, ¿cuántos son los que hacen vida de hermandad?, ¿cuántos se involucran con las mismas? Puedo decirles que salvo casos excepcionales, pocos, muy pocos, o no todos los que deberían, según mi criterio, claro.

Además de lo dicho anteriormente, nos encontramos con “peones” que argumentan muy a gala: ¡¡yo soy del capataz “fulanito” y que sin él, no voy a ningún sitio!!, sonrío. Ahora bien, ¿somos hombres de Dios o de “x” capataz?, ¿está el nombre de un capataz antes que la devoción a una imagen?

Por más que ciertos sectores vean a las imágenes como un trozo de madera, no es así, no puede ser así. Ser costalero implica ser iglesia, ser un elemento evangelizador y no un mero “patero” de tal paso. Tenemos que profundizar más en el asunto, evitemos quedarnos solo en definir ser costalero como objeto de vacile. Ser costalero es algo más serio que sacar el paso que más pesa. Digo yo que ponerse un costal es más grande y más profundo. Lástima que muchos no sepan aprovechar y ver el verdadero sentido de calzar un paso.

_DSC0190Doy paso a la trasera. Ahora el punto de mira lo sitúo en los capataces. Aquí es donde yo no puedo evitar soltar una carcajada, pues…¿cuántos han dicho ser fiel a un estilo que luego, fuera de la ciudad, han reculado buscando un aplauso fácil? Contradicciones muy evidentes con las que más de uno ha hocicado.

Querida Sevilla cofrade, hay que analizar la actitud de algunos capataces, pues parece que la Semana Santa gira entorno a ellos. ¿Tenemos que consentir que un capataz le diga a un prioste cómo tiene que ajustar un varal para que se mueva más o menos? ¿Dónde ha quedado ese vaivén de bambalinas que todos hemos imitado de pequeños? ¿Quién es un capataz para arriar un paso si una marcha no le gusta? ¿Todo vale?.

De verdad os digo que a mí esto me duele más que una mala levantá. Entonces, según lo dispuesto, ¿por ir de frente se hace la Estación de Penitencia más dignamente? o por el contrario, ¿calificamos a las hermandades que hacen cambios como Romería? ¿Quién dice eso? ¿Dónde está escrito?.

La oleada rancia empieza a aniquilar la esencia de este mundo, ¿dónde está el pachín-pachín que tanto gustaba en los 80?.

Realmente defiendo que la Semana Santa es así de grande, gracias evidentemente, a la riqueza y variedad. Dejémonos de intentar ser todos iguales, dejemos la opinión del los eruditos (de los cuales yo me río), y actuen cada cual con lo que crean más conveniente. Si hay que dar un pasito atrás, se da y no pasa nada.

Dicen que somos el referente cofrade de muchos lugares, pero creo que cada vez más los sevillanos tenemos mucho que aprender de nuestras hermanas andaluzas.

Sé que en este mundo hay costaleros y capataces por derecho, humildes, trabajadores, comprometidos con lo que hacen. Los que mejor “Campana” hacen son aquellos que son capaces de transmitir al prójimo esos valores cristianos que actualmente tan poco importan.

Quiero ponerme en pie por todos aquellos, que desde el anonimato y el trabajo, definen de la mejor forma, el ser capataz o costalero. A todos aquellos que son de verdad, mi ovación.

AnteriorSiguiente
Community manager y fotógrafo profesional