in ,

El problema de la Madrugá por Jesús Romanov

Jesús Romanov

Nos hemos pasado la cuaresma hablando de horarios, itinerarios, hermandades que no se ponen de acuerdo, culpando a tal o cual organismo o cofradía de la situación que se puede generar…. Y sin embargo, se nos han escapado los problemas principales que aquejan a nuestra Semana Santa y que se ponen en mayor evidencia en esta jornada.

Y el mayor de todos ellos es sin duda el que afecta a toda la sociedad española y no es otro que el de la educación: Desde el minuto uno en el que un padre permite que su hijo corretee entre los nazarenos, moleste al resto del público o los siente en sillitas y los meta entre dos vallas amenazando casi de muerte a todo el que ose pasar por allí, mal vamos. Sabemos que esto no es exageración y que ocurre: La Semana Santa se llena de padres coraje.

Se dice que el viejo mal hablado hace a niño desvergonzado, y de eso podemos ver bastante también en estos días en nuestras calles: Señoras mayores que se niegan por activa y por pasiva a dejar paso “porque llevan dos horas esperando a la cofradía” (¡todas llevan ese tiempo!), causando tapones, peleas, situaciones desagradables que a lo único que ayudan es a crear mal ambiente.

Estos son dos pequeños ejemplos de los que han venido a existir siempre, que se llevan con cierta paciencia y educación, cosa que en la actualidad es un lastre en una sociedad desvergonzada que se ríe de forma chabacana de los valores y buenos modales, enorgulleciéndose de su vulgaridad y haciendo bandera de la zafiedad.

Este comportamiento es el que vemos en toda la Semana Santa que se potencia en la Madrugada (y noche del Miércoles Santo, dicho sea de paso) llegando a su paroxismo y frenesí sin que la autoridad competente haga mucho por mitigar el mal.

A esta jornada, viene un público diferente y lo hace con unas expectativas que nada tienen ver con el habitual que va a ver las cofradías el resto de los días: Quieren simplemente ver un espectáculo y se comportan como cualquier fiesta nocturna (fin de año o el ya asimilado Halloween).

Tradicionalmente, esa era la primera noche en la que no tenías horario cuando eras adolescente, si bien los hábitos de los mismos y sus modos han cambiado bastante y muchos salen a hacer lo que hacen habitualmente cualquier fin de semana, es decir, beber sin control alguno, a lo que hay que sumar los grupos que vienen simplemente buscando pelea.

El centro y Triana se convierte en un gran botellódromo donde ver cofradías es lo de menos, y los lugares están tomados desde tempranas horas de la tarde por grupos que por la noche están ya bastante alterados.

Existe en Sevilla una ley antibotellón por la que no está permitido beber en la calle a no ser que sea en los veladores de los bares que tienen licencia para ello. He visto a la policía en miles de ocasiones durante el año requisando alcohol en distintos puntos de la ciudad y recordando a los bares cuando llega cierta hora que deben cerrar.  Por ello, me es difícil entender cómo no hay mayor control en ciertos puntos donde se sabe a ciencia cierta que gente que se bebe y se consumen otras sustancias. ¿Dónde están los agentes del orden en ese momento en el que se podrían prevenir males mayores? Pues están simplemente delante de los pasos increpando de malos modos a los que saben verlos, o en otros lugares de acceso a entradas y salidas de calles donde más que ayudar entorpecen con malos ademanes.

Todos sabemos perfectamente cuales son los puntos más conflictivos de esa noche ¿Por qué no se actúa desde el Jueves Santo por la tarde allí?

El problema es simplemente de educación, de no saber que se puede molestar al otro, de ser irrespetuoso con las creencias del resto, de no saber estar…. De pocas luces incluso, ya que si no te gusta la Semana Santa, por lo menos no entorpezcas y deja que algo que trae tantísimo beneficio a la ciudad siga su curso normal.

¿Qué te ha parecido?

0 puntos
Upvote Downvote

Total votos: 0

Añadir voto: 0

Porcentaje votos positivos: 0.000000%

Quitar voto: 0

Porcentaje votos negativos: 0.000000%

Escrito por Nacho Sánchez

Jartible Cofrade desde 1991 · Tecleando con más de 140 caracteres · Coordinador de ElCostal.org

FOTOGRAFÍAS | Un Martes Santo demasiado caluroso marcado por los retrasos

FOTOGRAFÍAS | Jesús de las Tres Caídas regresó a Santa Isabel la Real