Sin categoría

El Gran Poder regresó a su basílica en medio de un océano de fieles


Se desbordaron las previsiones más optimistas. Porque desde el Centro de Coordinación de Operaciones —Cecop— se manejaban cifras en torno a las diez o doce mil personas que, ayer, podrían contemplar el traslado del Señor del Gran Poder y de María Santísima del Mayor Dolor y Traspaso desde el convento de Santa Rosalía a su basílica. Se quedaron cortos. Muy cortos. Porque ayer, las calles por las que pasó el Señor de Sevilla de regreso a su templo albergaron en torno a las 25.000 almas. Algo inaudito e increíble y que puso de manifiesto una vez más, por si hacía falta, la devoción que esta ciudad le profesa. Pero, sobre todo, esta demostración de fe y devoción vino de nuevo a reflejar el amor que sus hijos tienen a Jesucristo y a su Madre. Por mucho que quieran imponer otras cosas. El respeto es fundamental siempre. Y eso es precisamente lo que prodigaron ayer las miles y miles de personas que acompañaron al Gran Poder y a la Virgen del Mayor Dolor y Traspaso en su regreso.

A las siete en punto se abrieron las puertas del convento de Santa Rosalía. Pero dos horas antes ya había gente en Cardenal Spínola. Y en Baños y en todas las que recibirían el paso de las imágenes. Lo mismo que la plaza de San Lorenzo, donde las vallas que acotaban el espacio para que discurriese el cortejo ya estaban «tomadas» por completo dos horas y media antes de la entrada.

Labor ardua de los distintos servicios municipales, de la Policía Local —entre todos más de 80 efectivos— y de la propias hermandad que, desde día antes, concienciaron a vecinos y comerciantes de la necesidad de dejar expedita las distintas calles de vehículos. Así fue, lo que posibilitó que la marea humana desbordase cada una de ellas. Madrugada a mitad de noviembre. Y es que el Gran Poder todo lo puede.

Monjas huérfanas
Pero este traslado tuvo también su lado más amargo. Fue para las monjas capuchinas de Santa Rosalía que, quebrándoseles la voz, le cantaron al Señor mientras las andas enfilaban el dintel de la puerta de salida. Le despedían entre cánticos pero a sabiendas de que quedaban huérfanas del Gran Poder. Después de casi siete meses viéndole cada amanecer, el de hoy habrá sido duro, muy duro de llevar.

Y en la calle, el silencio al paso de las imágenes. Familias completas contemplando la vuelta a su templo; personas mayores, jóvenes, niños… una amalgama extraordinaria que no quiso perderse tan histórico regreso y que inundó las calles del centro de la ciudad. Nadie quiso perderse al Señor entre los suyos.

El cortejo discurrió con precisión en cuanto a horarios establecidos. Justo delante de las andas del Señor, el hermano mayor del Gran Poder, Enrique Esquivias, estuvo acompañado de los ex hermanos mayores Antonio Ríos y Miguel Murube; del presidente del Consejo de Cofradías, Adolfo Arenas; y los hermanos mayores de la Esperanza Macarena y Santa Genoveva, Juan Ruiz Cárdenas y José Enrique Orellana.

Otro dato relevante: el primer relevo de las andas de la Virgen fue portado exclusivamente por hermanas de la corporación. Trabajo también encomiable de Carlos y Manuel Villanueva, que mandaron ambas andas. El regreso tuvo varios momentos emotivos. El primero aconteció en la esquina de Baños con Jesús de la Vera Cruz. Allí esperaba la junta de gobierno de la Vera Cruz, con su hermano mayor, Francisco Berjano, a la cabeza. Ofrenda floral y «Padrenuestro»al Señor y Salve a la Virgen.

El segundo, en San Vicente, a las puertas de San Antonio de Padua. Esperaban las juntas de Buen Fin, Divina Pastora y los frailes franciscanos. Y el tercero, el momento histórico en el que el Señor atravesó, en medio de la emoción contenida, la parroquia de San Lorenzo para abrirse a la plaza. Imposible que nadie más cupiese. Imposible. Nadie hablaba y sólo el racheo de los zapatos de quienes portaban las andas lo rompía.

A las diez de la noche, San Lorenzo, después de casi siete meses, abrazó al Señor del Gran Poder, que volvía a casa en medio de un océano de fieles.
Fuente:pasionensevilla.tv

AnteriorSiguiente
Jartible Cofrade desde 1991 · Tecleando con más de 140 caracteres · Coordinador de ElCostal.org