in

El Cénit de lo solemne, pasa por Carmen Benítez…

Tweet El pasado domingo, tuvo lugar en la Parroquia de San Roque, el Vía Crucis por las naves del templo, de Nuestro Padre Jesús de las Penas, una vez concluido su anual besapiés presidiendo el retablo mayor de su Parroquia.

El Vía crucis, para todo aquel que no haya tenido nunca la dicha de acudir, es un monumento a la sencillez, lo solemne y el refugio espiritual de uno mismo con la imagen del Señor va trazando un falso cuadrado desde el altar mayor, hasta su capilla donde se encuentra el resto del año, mientras se rezan las quince estaciones en el interior.

El Señor de las Penas, soberbia efigie de Antonio Illanes, iba sobre el pasito que habitualmente utiliza la Hermandad de San Roque para este tipo de actos. El nazareno de las Penas, descansaba sobre un cuidado monte de claveles rojos e iros morados y lucía la nueva túnica que ha confeccionado los talleres de Fernández y Enríquez, de estilo rocalla en color morado. Algo antes de las 21:00 el cortejo compuesto, por la cruz parroquial, hermanos con cirios y cuerpo de acólitos presidiendo el pasito donde iba el Señor de las Penas, rezándose en cada parada que realizaba las estaciones del viacrucis. Daba la curiosidad, como es costumbre, que en la Hermandad de San Roque, los movimientos que se le ordenan al paso, no se hacen como es tradicional con un llamador o martillo, sino que es el fiscal de paso, con su palermo el que va indicando si el paso tiene que subir o bajar, golpeando el lacado del palermo con el mármol del suelo de la Parroquia.

Una vez, que el Señor llegó a los pies del retablo de su capilla, delante de su madre de Gracia y Esperanza, se volvió a reanudar el besapié, ofreciéndole a cada hermano, feligrés o devoto que besaba el talón de la imagen, un clavel o un iris de los que estaban a los pies del nazareno.

Así terminó, este fin de semana tan intenso en la Hermandad de San Roque, con este besapié y posterior viacrucis, algo desconocido por los cofrades de Sevilla, pero que deja un sabor a clasicismo al que lo ve y disfruta. No se lo pierdan para próximos años, que merece muchísimo la pena, acercarse a Carmen Benítez en el ocaso del mes de Enero para rezarle al señor de las Penas.




Redactado por Juan José García

¿Qué te ha parecido?

0 puntos
Upvote Downvote

Total votos: 0

Añadir voto: 0

Porcentaje votos positivos: 0.000000%

Quitar voto: 0

Porcentaje votos negativos: 0.000000%

Escrito por Nacho Sánchez

Jartible Cofrade desde 1991 · Tecleando con más de 140 caracteres · Coordinador de ElCostal.org

Ultima Hora. Retraso en la Restauración de la Virgen del Mayor Dolor

Capilla Musical “Pasión” con las Mercedes de la Puerta Real