- La Crónica

Desde Sevilla por ti, Victoria por @AmaroSevilla

Tweet Escribo estos renglones desde el corazón de un sevillano al cual se le quedó un trocito de corazón en Huelva, el esperado día cinco de mayo de este año.

No la conocía, sólo sabía quién era por fotos y por comentarios, pero nunca había tenido el prestigio de poder ir a verla, y mucho menos en el día de su Coronación Canónica. Unos amigos me propusieron ir y no lo dudé ni un segundo. Quería verla y sentir la devoción del pueblo onubense en mis propias venas. Y la verdad es que no me arrepiento de ello…
El día comenzó un poco trastocado. Caían chubascos dispersos de vez en cuando y temía lo peor. Pero, sin duda alguna, Ella quiso que todo mejorara y al final todo salió con el éxito que se esperaba.
En cuanto al acto de la Coronación, creo que he visto pocas Coronaciones Canónicas tan solemnes como ésta. Todo muy preparado y muy bien montado y, lo más importante, mucho público acompañándola. Me hubiera gustado haber estado presente en el momento de la Coronación pero desgraciadamente tuve que verla por la televisión. Después partí rumbo a Huelva con unos nervios que me comían por dentro. Sentía mucha curiosidad.
Lo primero que pensé cuando la vi en su palio nunca lo olvidaré. Se me vino a la cabeza un nombre, el nombre de mi más venerada devoción, mi Virgen de Guadalupe de la Hermandad de las Aguas. Pensé por un momento que la estaba viendo a Ella, ya que, a mi juicio, ambas tienen un rostro y una mirada muy parecidas. A partir de ese momento supe que me iba a gustar, que iba a disfrutar mucho con Ella y, sobre todo, que me iba a estar acordando toda la noche de mi Virgen de Guadalupe. El éxtasis de la noche para mí fue, principalmente, el momento en que la Virgen de la Victoria se meció a sones de “Nuestra Señora de Guadalupe”, del compositor Antonio Pantión, interpretado por la Banda de Música Ntra. Sra. de la Oliva de Saltera. No se me saltaron las lágrimas de milagro.
En general, fue una jornada muy emotiva y llena de nervios. Disfruté muchísimo. Me quedo con esa devoción tan arraigada que el pueblo de Huelva le ofrece a la Virgen de la Victoria Coronada todos los días del año, y esas famosas “petalás” que demuestran el fervor de un barrio y de toda una ciudad hacia una Virgen, la Virgen de la Victoria del Polvorín, Victoria Coronada.
Redacta. Amaro Troya
AnteriorSiguiente
Jartible Cofrade desde 1991 · Tecleando con más de 140 caracteres · Coordinador de ElCostal.org