Sin categoría

Desamparados Viajeros

Tweet Hace no mucho, hubo un tiempo en que los viajeros se paraban a rezar a una pequeña ventana antes de pasar por la Puerta de Carmona. En esa pequeña ventana se encontraba el busto del “Señor de San Esteban”, y todos los que por allí pasaban salud y buen viaje pedían. Conforme pasaba el tiempo poco a poco crecía la devoción por ese “Cristo de la Ventana”, por ese Cristo que tras haber sido flagelado, recibe escarnio y mofa, y por considerarle rey lo vistieron con una clámide púrpura, una corona de espinas y como cetro una caña. 

Después de un tiempo le adaptoron un cuerpo al busto del “Señor de la Ventana”, le hicieron una cofradía y un paso en el que escenificaban ese dichoso momento de burla y humillación a Cristo, y le dieron la compañía amable de la Virgen de los Desamparados. Ahora en estos tiempos en los que vivimos la cofradía tiene una gran pujanza entre los sevillanos, pero sin embargo ya no salen a la Puerta de Carmona, sino que se adentran en el centro de Sevilla. Pero a pesar de todo, a pesar de que el tiempo pase, en San Esteban siempre estará esa pequeña ventana, trozo legendario de esta hermandad, tras la que se esconde el Señor del Barrio de la Judería, el Cristo de la Salud y Buen Viaje.


Redacta. Remedios Capitán 
AnteriorSiguiente
Jartible Cofrade desde 1991 · Tecleando con más de 140 caracteres · Coordinador de ElCostal.org