in

De San Gil a la Calle Rioja …

Cuando pensamos en la Virgen del Carmen, se nos viene a la cabeza la imagen de una Virgen de Gloria, con el hábito carmelita, con un Niño Jesús en brazos, y en la otra un cetro y el escapulario de la Orden del Carmelo. Lo que quizás no nos hemos parado a observar es si en ese escapulario, el escudo de la Orden lleva una cruz o simplemente acaba en un pico.

Una vez seamos capaces de distinguir ese detalle, observaremos el porqué algunas llevan Niño Jesús y otras no, el porqué algunas llevan la cabeza cubierta, más allá de que pensemos que son detalles elegidos por la propia Corporación que le rinde culto o por el vestidor de la bendita imagen, y es que… ¿Cuantas veces hemos dicho ya que las imágenes son representaciones, y que cómo tal, no se deja nada al azar?

Las imágenes (aunque eso ya lo sabemos prácticamente todos) en su origen se realizaban para instruir a un pueblo analfabeto al que había que educar e instruir para que conocieran y reconocieran la Biblia y sus enseñanzas sin saber leer o escribir, con lo que la iconografía (que describe los elementos con los que se representa una determinada advocación o Santo) jugaba un papel fundamental y  la Orden Carmelita no iba a ser una excepción.

La Virgen del Carmen de la rama Calzada (Primitiva) de la Orden del Carmelo, era una Virgen que se representaba en Majestad, como la Virgen del Purgatorio que baja al infierno a rescatar las almas de los pecadores arrepentidos. Se representa generalmente de pie, con la cabeza descubierta, sin Niño Jesús en sus brazos y con el escapulario con el escudo sin la Cruz que se le añadiría posteriormente en la Reforma llevaba a cabo en la Orden por Santa Teresa y San Juan de la Cruz. En Sevilla podemos encontrar a la Virgen del Carmen de Santa Catalina, y también a la Virgen del Carmen de San Gil o la Virgen del Carmen del Buen Suceso, de igual manera (aunque sea una Dolorosa) se trata del Carmen Doloroso.

La Virgen del Carmen de la Orden Carmelita, pero de la rama Descalza, se representa con un Niño Jesús en brazos, con la cabeza cubierta y con el escapulario con el escudo nuevo, con la Cruz rematando la representación del Monte Carmelo, como la del Santo Ángel, la de Calatrava, la de San Leandro y la de Triana.

Si bien hemos de destacar que muchas veces, no es que estén en iglesias de la Orden Carmelita estas imágenes, aunque si se han decantado por observar una de sus dos ramas, y ello se refleja en su escudo. Con el tiempo ha ido evolucionando y hoy en día, salvo por el escudo, es difícil distiguirlas, pues los demás atributos se le han ido añadiendo fruto de la piedad popular y las “modas”.

Como decíamos, en Sevilla, la Virgen del Carmen de Santa Catalina, lleva en su escudo el de la Orden Carmelita Calzada, pero lleva la cabeza cubierta y el Niño Jesús en Brazos, la Virgen del Carmen del Santo Ángel es de la Orden Carmelita Descalza (hablamos de la que actualmente procesiona) y lleva la cabeza cubierta, el Niño Jesús en brazos y el escudo con la Cruz.

La Virgen del Carmen de Calatrava, que D.m. podremos ver en la calle en algunas horas, como podemos observar en el escudo que lleva bordado en su manto, se rige por los Carmelitas Descalzos, con lo que llevará la cabeza cubierta, la Cruz en el escudo y el Niño Jesús en brazos.

Aquí os dejamos algunas fotos para que podáis apreciar las diferencias:

(NOTA: Las Vírgenes del Carmen no siempre se encuentran en templos de la Orden Carmelita, como por ejemplo Calatrava o la Virgen del Carmen de San Gil, con lo que son las corporaciones las que deciden adoptar una u otra Regla).

¿Qué te ha parecido?

0 puntos
Upvote Downvote

Total votos: 0

Añadir voto: 0

Porcentaje votos positivos: 0.000000%

Quitar voto: 0

Porcentaje votos negativos: 0.000000%

“Gozos de la Señora Santa Ana”

La Cruz de Guía del Rescate, con acompañamiento musical para el 2016