Sin categoría

Cultos a Jesús Nazareno

Tweet Cuando el frío de la madrugada rompe el Silencio que hasta entonces se guardaba, una mirada callada hace que se pare el tiempo. Trae consigo una cruz, una cruz que abre consigo un espacio que parece paralelo. No se escucha ni un suspiro y es que todo el mundo calla para fijar su mirada en ese transcurrir de pisadas que en Silencio iluminan un camino de pasión abriendo paso al Nazareno que entre lirios descansa esa pisada descalza en la gélida madrugada. Pero un momento Señor, deja a esos niños pequeños que siempre han tenido en sus sueños pedir abrir tu cortejo. Y con la venia concedida, allá van tus pisadas y tras la ilusión que trasmiten sus miradas a través del antifaz iluminados con la luz tenue de los cirios encendidos aparece Ella, Madre y Maestra de Sevilla. Sus siete pequeñas lágrimas reflejan el dolor que guarda no sólo por el sufrimiento de su hijo, sino también por las penas que cada uno de nosotros guardamos; Ella nos ampara en cada paso que damos.
Pero, al contrario de lo que muchos piensan e incluso profesan, el acto más importante que se realiza en el seno de una hermandad no es la estación de penitencia sino las vivencias de cada día. Una hermandad es una convivencia, es la unidad de sus hermanos, la preparación a los cultos, los cultos en sí. La hermandad es el participar en ella en cualquiera de sus aspectos, y por último, es penitencia.

Hace ya algunos días se celebró el solemne Quinario en Homenaje, Adoración y Gloria del Dulcísimo Jesús Nazareno coincidiendo con los cinco días precedentes al primer Domingo de Febrero. Para dignificar aún más si cabe la figura de su dulcísimo titular durante  su Quinario, el equipo de priostía dispuso un magnífico altar iluminado por ochenta y dos puntos de luz, presentándose el Señor para el mismo ataviado con su túnica del delantal” restaurada y enriquecida en el año 2005 por los talleres Santa Bárbara. La principal novedad para este Culto fue el reestreno del armonio del coro, que tras varios años de ausencia volvió a embelesar a los asistentes con su inconfundible sonido. Todos estos factores hicieron que la Primitiva Hermandad desarrollara sus cultos con la solemnidad y magnificencia que la caracterizan .


Carmen García de la Escosura Vázquez,
con la colaboración especial de Luis García Ridao.

 

AnteriorSiguiente
Jartible Cofrade desde 1991 · Tecleando con más de 140 caracteres · Coordinador de ElCostal.org