in

Cuatro nuevos sevillanos subirán a los altares

Muchos actos extraordinarios se celebrarán durante 2013 con motivo del Año de la Fe. Entre los grandes actos programados por la Conferencia Episcopal Española, se encuentra la macrobeatificación de un total de hasta 527 mártires españoles perseguidos por causa de su fe durante la Guerra Civil, según la Iglesia Española. La magna ceremonia se llevará a cabo el 27 de octubre en la ciudad de Tarragona. (Listado completo aquí).

No libre de polémica, como prácticamente todo lo relacionado con este convulso periodo de nuestra Historia, nosotros simplemente incidimos, a la par que celebramos, en la inclusión de cuatro sevillanos en la extensa lista de los que próximamente pasarán a engrosar el santoral de la Iglesia Católica.

Fray Luis de Valencina
Fray Luis de Valencina

José María Ruiz Cardeñosa y Eliseo Camargo Montes, naturales de Osuna, eran religiosos pertenecientes a la Orden Carmelita. Fueron asesinados conjuntamente por un grupo en agosto de 1936 en Belalcázar, Córdoba. Antonio Martín Povea, religioso carmelita y natural de El Saucejo, fue asesinado en solitario por un grupo en Hinojosa del Duque, provincia de Córdoba, también en agosto de 1936. Jerónimo Limón Márquez (Fray Luis de Valencina), natural de la localidad aljarafeña de Valencina de la Concepción y religioso capuchino, fue asesinado en Antequera (Málaga) en agosto de 1936.

De entre todos, quizás el caso más singular sea el del Padre Fray Luis de Valencina por pertenecer al grupo denominado “los siete mártires de Antequera”. Según la documentación existente, sobrellevó las vejaciones habidas desde el 20 de julio al 3 de agosto de 1.936, con las que grupos contrarios asediaban a los religiosos sitiados en su convento. Él mismo intentó evadirse del convento por una ventana, lesionándose el pie derecho al caer. Por este motivo fue transportado en una camilla a la Cruz Roja, pero, al salir a la calle, la gente rodeó la camilla gritando: “Llevan un fraile… ¡Que muera! ¡Que muera!… ¡Que lo maten!…”. Entre burlas e improperios llegó a la puerta del Centro Sanitario. Arrojado al suelo, sólo pudo pronunciar estas palabras: “¡En tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu!”, siendo asesinado a balazos en el llamado Callejón de los Avi­sos, hoy de Urbina, justo en un lugar donde se veneraba en una hornacina un cuadro de la Virgen del Carmen. (Más info. aquí).

Redacta: Fernando Rodríguez.

¿Qué te ha parecido?

0 puntos
Upvote Downvote

Total votos: 0

Añadir voto: 0

Porcentaje votos positivos: 0.000000%

Quitar voto: 0

Porcentaje votos negativos: 0.000000%

Escrito por Nacho Sánchez

Jartible Cofrade desde 1991 · Tecleando con más de 140 caracteres · Coordinador de ElCostal.org

“Semana Santa de Sevilla”, esta noche, en Tele Sevilla con el nuevo año y el Gran Poder como protagonistas

Tres Palabras por Pepe Vallecillo @vivirsevilla