Sevilla

Crónica: Triana recibió a su Pastora como se merece

David Jiménez

Un año más, el calendario de los trianeros tiene marcado en rojo el tercer sábado de septiembre. Y es que cuando sale la Pastora por su barrio, éste se engalana para recibirla como se merece. Colgaduras, pórticos de luces, lonas con fotografías, banderolas, cohetes, bengalas y numerosos cánticos vistieron a Triana para la ocasión.

Pasadas las 19:30 horas se abrían las puertas de la Parroquia de Santa Ana. La Hermandad presentaba este año pocos estrenos, tan sólo tres broches: dos colocados en el pecherín y uno en el sombrero de la Pastora.

Fue numeroso el público que se congregó, tanto en la salida como en toda su procesión, destacando sobre todo las calles Alfarería y Rodrigo de Triana. En estas calles se vivieron los momentos más emotivos cuando los devotos de la Pastora cantaron sevillanas en su honor. En algunos puntos del recorrido se vivieron grandes petaladas y lanzamiento de cohetes.

No podemos olvidar la preciosa despedida que la Divina Pastora hizo de la calle San Jacinto. Ésta realizó un giro de 360 grados mientras un grupo de fieles y devotos iluminaban con bengalas el paso.

Poco antes de llegar a su Plazuela y su Parroquia de Santa Ana, la Hermandad rindió visita a su vecina de la calle Pureza, la Esperanza de Triana. El paso entró fácilmente dentro del templo debido a la gran dimensión de la puerta. Tras las oraciones de rigor y una levantá a pulso, la Pastora se despedía de su vecina a los sones primeramente de su marcha Salve Pastora de Triana, y después de Esperanza de Triana Coronada.

AnteriorSiguiente
Community manager y fotógrafo profesional