Sevilla

Crónica: La Virgen del Rosario y su barrio de San Julián

David Jiménez

Con algunos minutos de antelación sobre el horario previsto, Nuestra Señora del Rosario salía a las calles de su barrio de San Julián una año más. Numerosos fieles y devotos la recibieron entre aplausos, con balcones engalanados, colgaduras en las calles y con algunos cohetes en la plaza del Pelícano.

El presente año la Hermandad presentó varios estrenos:

– Restauración, enriquecimiento y pasado a tisú de plata blanco del Simpecado, realizado en el Taller de Bordados de José Antonio Grande de León.
– Reposteros para los cultos realizados en el Taller de Bordados José Antonio Grande de León.
– Tocado de guipur francés para la Santísima Virgen.
– Juego de puños y cuello realizado en encaje de duquesa para la Santísima Virgen, donado por D. José Javier Fernández Sánchez.
– Conjunto de pendientes y broche de plata dorada y perlas, de principios del siglo XX, para la Santísima Virgen.

Durante el recorrido, la Santísima Virgen visitó los conventos de San Cayetano, Siervas de María, Santa Paula, Socorro y Santa Isabel, así como Iglesia de San Román, la Parroquia de San Marcos y la Capilla de Nuestra Señora de los Dolores (Servitas).

El acompañamiento musical corrió a cargo de la Banda de Cornetas y Tambores de Nuestra Señora del Sol, en la cruz de guía, y la Banda de Música “Maestro Dueñas”, de El Puerto de Santa María (Cádiz), tras el paso de la Virgen.

A continuación les dejamos con una galería fotográfica y algunos vídeos de la procesión:

AnteriorSiguiente
Community manager y fotógrafo profesional