Sin categoría

Cristos de Sevilla. Domingo de Ramos

Las imágenes de Cristo que procesionan en el Domingo de Ramos en Sevilla corresponden a diversos momentos de la Pasión que van desde el inicio de la misma con la Entrada en Jerusalén hasta la crucifixión y muerte del Señor.

La jornada se abre con la popular Borriquita saliendo del Salvador, misterio que pertenece a la Hermandad del Amor y que representa a Jesús en su Sagrada Entrada en Jerusalén. El Señor, montado en un pollino, se abre paso entre la multitud que lo observa y deposita sus mantos para que no pise el suelo. La talla del Señor es anónima, atribuida al círculo de Pedro Roldán datando de finales del siglo XVII principios del XVIII. La imagen de Jesús es una talla de candelero para vestir de 143 cm, de madera, estando policromada la cabeza, manos y pies, teniendo la peculiaridad de ser la única imagen de Cristo de nuestra Semana Santa que esta calzada. Se nos presenta en postura sedente, montado en asno con actitud de bendecir con la mano derecha, mientras que con la izquierda sostiene las riendas del asno. El resto del misterio lo conforman las figuras de Zaqueo, los apóstoles San Pedro, Santiago y San Juan, un judío, una mujer, dos niños, una niña y un borriquillo.
El siguiente paso de Cristo que procesiona es el de Nuestro Padre Jesús Despojado de sus Vestiduras de la Hermandad del mismo nombre. La talla es de D. Antonio Perea Sánchez realizada en el año 1939, con la particularidad de que fue un trabajo realizado en la cárcel y donada a la Hermandad. El cuerpo fue tallado por Antonio Eslava cuando lo restauró en el año 1974. La última restauración la realizó Pedro Manzano en 2007. Representa el despojo de las Vestiduras de Ntro. Señor en el Monte Calvario y lo acompañan sobre el paso cuatro sayones y dos soldados romanos.
Nuestro Padre Jesús de la Victoria de Hermandad de la Paz es la siguiente imagen de Cristo que encontraremos. Realizado por Antonio Illanes en 1940, representa al Cristo en el momento de recibir la cruz que ha de cargar sobre su hombro. Jesús de la Victoria es de talla completa para vestir con los brazos articulados, mide 181 cm y está realizado en madera de ciprés policromada, mientras los brazos son de madera de pino. Se encuentra de pie, con la cabeza ligeramente ladeada y la mirada se dirige al cielo. Componen, además, el misterio dos sayones, un sanedrita y un romano.
Tras el palio de la Paz, la Hermandad de la Cena nos sorprende gratamente con dos portentosas imágenes de Jesús. La primera de ellas es el Cristo de la Sagrada Cena, realizada por Sebastián Santos en el año 1955 reencarnando el momento iconográfico en el que Jesús instituye la Eucaristía. La imagen de Jesús es una talla de candelero para vestir de 177 cm, de madera, con postura de pie frontal, descalzo. En la mano izquierda presenta el cáliz mientras la derecha esta en actitud de bendecirlo. El grupo de los doce apóstoles completa el misterio de la Cena Pascual.
El segundo paso de la Hdad. de la Sagrada Cena es el del Santísimo Cristo de la Humildad y Paciencia, obra anónima de principios del XVII o finales del XVI. Se representa a Jesús en los momentos previos a la crucifixión, sentado sobre una piedra y pensando. Es una talla de papelón de 100 cm de altura. Se presenta a Cristo desnudo y cubierto por el paño de pureza; la postura es sedente con el codo derecho apoyado sobre el muslo derecho y la mano sostiene la cabeza en la mejilla. La mano izquierda esta extendida sobre el muslo izquierdo. Presenta las piernas separadas con la izquierda un poco más extendida y baja que la derecha, estando apoyada sobre un pequeño peñasco.

Cuando termina de pasar el palio del Subterráneo de la Cena, aparece el primer crucificado de la semana santa, el Stmo. Cristo de la Buena Muerte, obra de Antonio Castillo Lastrucci realizado en el año 1938. Es una talla de bulto redondo de 176 cm, de “madera de cedro oloroso” (como consta en su contrato). Está clavado a la cruz por medio de 3 clavos, estando el pie derecho sobre el izquierdo. Los brazos están alineados al travesaño de la cruz en forma de “V”, al estar Cristo muerto y presentar la rodillas flexionadas recayendo sobre ellas el peso del cuerpo, presenta las manos semicerradas con los dedos flexionados. La cabeza esta inclinada sobre el pecho hacia la derecha, presentando corona de espinas de grueso ramaje y espinos, llevando potencias. Lo acompaña sobre el paso la figura de María Magdalena.
De la mano de Antonio Illanes, en su tarde, se nos presenta el Nazareno de las Penas de la Hermandad de San Roque. Talla del año 1939 que representa a Jesús cargando con la cruz de su suplicio. Mide 165 cm y está realizado en madera de pino de Flandes, estando el busto y las manos realizados en madera de ciprés.
La siguiente imagen de Cristo que podemos contemplar nos viene de manos de la Hermandad de la Estrella. Nuestro Padre Jesús de las Penas fue realizado por el flamenco José de Arce en 1655 en madera de cedro policromada. Jesús se encuentra en postura sedente y desnudo, cubierto tan sólo por el paño de pureza. Las piernas están separadas y el pie derecho avanzado sobre el izquierdo y reposado totalmente en el suelo, mientras el izquierdo tiene el talón levantado. Las manos están entrelazadas en actitud orante, teniendo los brazos y antebrazos separados del cuerpo. Sobre su paso lo acompañan dos sayones preparando la cruz y un soldado romano.
El atardecer nos trae la figura de Cristo en su Silencio ante Herodes, perteneciente a la Hermandad de la Amargura. Es una talla anónima, atribuida al círculo de Pedro Roldán datando aproximadamente de 1698. Nuestro Padre Jesús del Silencio en el Desprecio de Herodes es una escultura para vestir de madera policromada de 185 cm. Se presenta en postura erguida, ligeramente encorvado y con el torso y cabeza ladeado hacia la izquierda, teniendo las manos maniatadas frontalmente con la mano derecha sobre la izquierda y va descalzo. Representa el momento del juicio civil ante el gobernador, retratado por San Lucas en su evangelio. Componen el misterio junto a Él, Herodes Antipas, dos sayones y tres soldados romanos.
Por último, podemos terminar la jornada de mano de una de las imágenes más impresionantes que procesiona en nuestra semana santa, el Stmo. Cristo del Amor. Realizado por Juan de Mesa en el año 1620 en madera de cedro y mide 181 cm. Está clavado a la cruz por tres clavos, estando el pie derecho sobre el izquierdo. Los brazos están alineados al travesaño de la cruz y presenta las manos extendidas. La cabeza esta inclinada sobre el pecho hacia la derecha, presentando la corona de espina tallada en un bloque con la cabeza. Lo acompaña en su paso el símbolo del Amor: un pelícano abriéndose el pecho en el que comen sus polluelos.
Impresionantes imágenes las que nos deja esta jornada que podemos considerar una de las más importantes, tanto por el valor artístico de las tallas como por su antigüedad. 
AnteriorSiguiente
Jartible Cofrade desde 1991 · Tecleando con más de 140 caracteres · Coordinador de ElCostal.org