- La Opinión del Cofrade, Siempre de Frente

Consummatum est, por Pepe Cruz

santa martaTodo está consumado…o casi todo. Vivimos ya el que es prácticamente último capítulo de la Cuaresma, la última estación de esta Vía Crucis de cuarenta días de preparación para la Semana Santa.
Atrás dejamos estampas para la memoria. Hasta en dos ocasiones ha expirado Cristo esta Cuaresma por nuestras calles, una en la collación de San Vicente, otra en Triana; y hemos visto la imagen imponente del Señor de la Sentencia vestido de paz, algo de lo que andamos huérfanos en estos tiempos que vivimos; o el histórico traslado de los titulares de San Roque a la Parroquia de Santiago, desde donde realizarán el próximo Domingo de Ramos su estación de penitencia.

Y antes que llegue ese ansiado Domingo, siete intensos días que arrancan hoy mismo, en unas horas, cuando D. Francisco Berjano Arenado, Hermano Mayor de la Hermandad de la Vera-Cruz, desde el atril del Teatro Maestranza, se disponga a pregonar y exaltar a nuestra Semana Santa. Por cierto, ¿qué marcha será la elegida este año por el pregonero para abrir el acto?

Tras ese momento, todo se precipitará. El tiempo transcurrido hasta ahora, de intensa pero medida preparación, se convertirá en una contrarreloj para ultimar detalles.
Y será a partir de entonces cuando realmente nos demos cuenta que ya estamos ahí, a tan solo un suspiro de la Semana Santa.

Pero no todo es el pregón en este día. Sevilla es una ciudad de ritos, de costumbres, y el Domingo de Pasión es día de visitar templos, que se convertirán en un hervidero de fieles, de cofrades, de público en general, expectante por contemplar los pasos que moran en ellos, prácticamente listos para realizar su estación de penitencia, a falta únicamente de la cera y por supuesto del exorno floral.
Momentos como el Vía Crucis de Nuestro Padre Jesús Despojado, el Septenario a Nuestra Señora del Valle, que continúa desde el pasado viernes y que se prolongará hasta el Viernes de Dolores, la subida a su paso del Santísimo Cristo de Burgos, el besamano al Santísimo Cristo de las Tres Caídas de San Isidoro, o al Santísimo Cristo de la Caridad de Santa Marta, el besapie y besamanos al Santísimo Cristo de la Conversión del Buen Ladrón y Nuestra Señora de Montserrat, el besapie a Nuestro Padre Jesús de la Redención,…son ya un clásico de esta jornada.

En definitiva, un día para vivirlo intensamente; día de colas a las puertas de los templos, que marcará el comienzo de la cuenta atrás para ver los primeros nazarenos por nuestras calles, algo que sucederá, si Dios quiere y la meteorología lo permite, el próximo viernes con las hermandades de víspera.

Se nos va la Cuaresma, todo empieza a acabarse. Siete días nos separan de la gloria, hoy es Domingo de Pasión.

Pepe Cruz

AnteriorSiguiente
Jartible Cofrade desde 1991 · Tecleando con más de 140 caracteres · Coordinador de ElCostal.org