Cádiz, La Crítica Cofradiera

CÁDIZ. La crítica cofradiera. Balance de la Semana Santa. Sombras.

PRIMERA PARTE. Finaliza nuestra tan esperada Semana Mayor de este año. Cada uno la ha vivido y disfrutado a su manera de entender la misma. Siete días en los que todos hemos querido conformarnos individualmente la semana más perfecta siempre en relación a nuestros gustos o devociones. Así como compartirla con nuestra gente más cercana y querida, incluso cofrades que prefieren vivir en soledad ciertos de los momentos mágicos que nos regalan nuestras hermandades y cofradías. Terminó todo y llegan los balances. Una Semana Santa de luces y sombras.

LAS SOMBRAS DE LA CÁDIZ COFRADIERA:
DELINCUENTES DE LA TRADICIÓN. Un grupo organizado y muy reducido de delincuentes y extremistas, autodenominados unilateralmente como defensores de las tradiciones de la carga en nuestra ciudad. Talibanes del palo que se dedicaron puntualmente a intimidar, agredir y amenazar a cuadrillas y cofradías, cuya razón de ser es ir contra toda forma de carga que no sea la que ellos consideran única y legitima. Grupo de acomplejados que han hecho más mal que bien, tanto a nuestra Semana Santa, como a ellos mismos y a su ya deteriorada imagen.

MADRUGÁ. Este año ya le dieron la extremaunción. Una jornada que ya no se sostiene por sí misma. Con dos parones cofradieros entre las Hermandades de Medinaceli, Descendimiento y Perdón que suman más de tres horas. Algo que no hace bien ni a las propias Hermandades, ni a la Carrera Oficial, ni al público en general, en definitiva a nuestra Semana Santa. La resolución más lógica parece como en otras muchas localidades hacer una gran jornada de Jueves Santo, pero el inmovilismo de algunas Hermandades lo hace muy difícil.

BARRICADAS MADE IN CHINA. Sillitas desplegables, en su mayoría ocupadas por gente mal humorada, que impiden la libre circulación de sus ciudadanos por la ciudad. Como muy bien dijo D. Antonio Burgos, silleros que se creen con la posesión de la escritura de Propiedad de la Acera y que han pagado el IBI de esta. Como en otras poblaciones, el consistorio debería empezar a plantearse el regular esta actividad. Obstáculo de las vías de evacuación. En definitiva un problema para nuestra seguridad.

EXCESIVA ILUMINACIÓN DE LA CARRERA OFICIAL. Como ejemplo la Hermandad del Silencio, que a pesar de discurrir en la más absoluta oscuridad, solo iluminada con la luz natural de sus propias velas, podía contemplarse con la mayor nitidez. Un poco de naturalidad y menos iluminación artificial sería de agradecer y mucho.

ACÓLITOS MILITARIZADOS. Siguen existiendo cuerpos de acólitos que siguen desfilando al son de las marchas, al ritmo del paso, como si miembros de algún ejército fuesen. Los cuerpos de acólitos no deben desfilar. Nunca.

PASILLO DE LA CATEDRAL. Excesiva anchura del pasillo que une la rampa de la Catedral con las calles Compañía, Pelota o Cobos. ¿Va a transcurrir por ahí un paso procesional o una Carroza de Reyes o Carnaval?. Inexplicable.

PLAZA DE CANDELARIA. Lugar con demasiada iluminación artificial. Público ruidoso y poco respetuoso con las procesiones. Masivo número de jóvenes molestando el transcurrir de los cortejos pidiendo cera. Se ha convertido en un lugar de paso incómodo para nuestras Hermandades.

RECOGIDAS DE ÉPOCAS PRETERITAS. Sigue habiendo Hermandades jugando a los pasitos en sus recogidas. Realizando esperpénticas coreografías de unos pasos frente a otros. Algo más típico y digno de la Semana Santa de Cagarruta del Monte que de la nuestra. Eso no es gaditano.

APLAUSOS. A las hermandades de negro no se les aplaude ni vitorea. Ni en sus “levantas”, ni en salidas, recogidas, paso por Catedral o al cante de una saeta. Aunque vamos mejorando. Pero poco a poco. Educación Cofradiera se llama eso.

SAETERA DE LA PLAZA CANDELARIA. Alguna señora con voz de grillo en remojo fue un poco osada. Al parecer sin familiares o amigos que le dijeran que no estaba apta para tal cometido. El cante de una saeta es algo para lo que hay que encontrarse en óptimas condiciones. Si no puede llegar a hacerse el ridículo. Incrementado si son varias saetas cada día de la semana. Basta señora. Cállese.

HDAD. DE LA PAZ. Salió ardiendo un ramo de cera al completo de la candelería del palio de la Santísima Virgen. Una rápida actuación del cuerpo de capataces evitó una desgracia.

HDAD. DEL DESPOJADO. Fue víctima de unos delincuentes que llegaron a agredir a su cuadrilla y escupir a su imagen sagrada. Identificados y muy reducido grupo de acomplejados que han conseguido un rechazo absoluto de la sociedad gaditana hacia ellos y lo que defienden.

HDAD. SAGRADA CENA. Estación de Penitencia que acabó con su Hermano Mayor y el director de la agrupación musical en los juzgados. El capataz de esta Hermandad ha dimitido y la formación musical a comenzado un proceso de segregación de la Cofradía. Todo se ha convertido en un circo mediático. Hasta desafortunadas y condenables grafiteras pintadas se han podido visualizar en su casa de Hermandad. Y en poco más de un mes esta Hermandad tiene su tradicional procesión de Corpus.

HDAD. DE LAS PENAS. Por disputas y desagradables episodios internos no pudimos verla procesionar por nuestras calles este Domingo de Ramos. Pero parece ser ya está todo solucionado. Ahora sí tiene una Junta de Gobierno digna.

HDAD. HUMILDAD. Tuvo que vivir un desagradable episodio con un hermano de fila al finalizar la Carrera Oficial, que provocó un importante retraso, ante el desvanecimiento de este. Hubo que esperar la llegada de la ambulancia para hospitalizarlo de urgencia.

HDAD. DEL AMOR. A pesar de las exigentes oposiciones y pujas que se realizaron para conseguir el martillo de los pasos procesionales, desafortunada e impactante salida del paso de misterio que golpeó de forma violenta la cruz del Señor con el dintel de la puerta. La imagen no tiene daños. El palio también anduvo realmente brusco y mal.

HDAD. DEL PRENDIMIENTO. Tuvo que volver a procesionar el misterio de Jesús en su Prendimiento en un paso prestado. Esperemos el año que viene ya pueda volver a hacerlo en el suyo pendiente de una restauración.

HDAD. DE LA PALMA. También fue víctima de improperios por parte de estos extremistas tradicionalistas devotos del palo y la horquilla. Fue fuera de su barrio afortunadamente.

HDAD. DEL ECCE HOMO. El capataz del misterio fue agredido con un golpe en el cuello. Afortunadamente el último y pésimo episodio producido por estos indeseables y mal nacidos.

HDAD. DE LAS AGUAS. San Juan Evangelista perdió el brazo en mitad de la procesión. Se reabre en el seno de la corporación el debate de si debería de procesionar el Miércoles Santo la Dolorosa que tallara para esta Hermandad Ana Rey. Una pena que por culpa de la forma de carga gaditana esta Cofradía no pueda realizar Estación de Penitencia desde su sede Canónica, la Iglesia del Pilar en extramuros, San Felipe Neri.

HDAD. CIGARRERAS. Su palio, el de la Virgen de la Esperanza, vuelve desgraciadamente a revalidar, un año más, como el peor repertorio musical de la Semana Santa de Cádiz.

HDAD. AFLIGIDOS. Una pena que la cuadrilla del Sr. Julio Reyeros siga sin enterarse del estilo con el que la Hermandad impregna y quiere su trascurrir por la calles de Cádiz en la tarde noche del Jueves Santo. Un misterio clásico y romántico, de los mejores de nuestra Semana Mayor, dando izquierdos y haciendo esperpéntica coreografías al son de marchas rancias-funebrescas. Si el “Rubio del aceite” levantara la cabeza.

HDAD DEL NAZARENO. Debería de plantearse el crear la vocalía de Demandas y Juzgados de Guardia. Una pena la lamentable imagen que han proyectado algunos miembros de esta Hermandad en los últimos meses. ¿10 horas de procesión el Jueves Santo? Digo solo una menos en la calle que el Despojado, recorriendo 4 kilómetros menos, inexplicable. A ese tipo de recogidas esperemos que no le queden muchos años más. Uno de los simpecados más cutres de nuestra Semana Mayor.

HDAD. HUERTO. Siguen sin encontrar una banda de música decente para su paso de palio.

HDAD. MEDINACELI. Para recuperar tradiciones absurdas como la de la recogida y la espera, mejor no recuperar nada.

HDAD. DESCENDIMIENTO. La madrugá la está matando. Poco público. Pocos nazarenos. Como decía Paco de Lucia, pero en lugar de entre dos aguas… entre dos parones.

HDAD. PERDÓN. Andares tradicionalistas, puritanos y talibanistas en un misterio de tres cruces con pocos relevos, que llegó duro y a lo justo. Su Madre del Rosario, tampoco llegaba sobrada de fuerzas, ni mucho menos.

HDAD. DE LA SED. Muchos proyectos pero pocos se consiguen llevar finalmente a cabo. La Cofradía que menos nazarenos puso en la calle en la pasada Semana Santa.

HDAD. DEL SANTO ENTIERRO. Faltaron la gran mayoría de las cofradías de Cádiz con sus representaciones. Por faltar faltó hasta la alcaldesa. O entra una nueva Junta de Gobierno o ver en el horizonte un comisariado tampoco sería nada descabellado.

HDAD. RESUCITADO. Los más críticos con los cofrades, decían que solo nos faltaba la “Semana Santa Chiquita” para parecernos al Carnaval… este Domingo Procesión del Resucitado.

AnteriorSiguiente