Sin categoría

Bajas a Huelva, Reina del Polvorin




Marcaba el reloj las 17:00 del festivo 1 de Mayo cuando la Banda de Cornetas y Tambores Nuestro Padre Jesús Nazareno comenzó a interpretar la marcha dedicada a la Coronación Canónica de la Victoria,  “Rosa de los Vientos”,  dando así comienzo al traslado de la Reina del Polvorín hacia el centro de Huelva, concretamente hasta la Purísima Concepción, donde aguardará los últimos días previos a su Coronación Canónica, que será en la Plaza de la Constitución el próximo 5 de mayo a partir de las 19:00.


Tras la Banda, la Cruz de Guía de la Hermandad de la Victoria se colocaba en el dintel del Sagrado Corazón de Jesús (El Polvorín) seguida de un cortejo de representaciones de algunas hermandades de la capital y de la provincia. Mientras,  una multitudinaria masa de devotos que ocupaba las calles Presbítero Pablo Rodríguez y  Puebla de Guzmán esperaba nerviosa  ver salir a la Reina de los corazones onubenses, la Virgen de la Victoria.
Replique de campanas y salva de cohetes mientras los rayos de sol casi acariciaban la cara morena de la Reina Victoria en la puerta engalanada del Polvorín. El pueblo de Huelva no pudo contener la emoción y solo hubo que esperar a que la luz del sol se reflejara en el rostro de la Virgen para que se clamaran los primeros vítores y piropos hacia la flor más hermosa de Huelva.
Una vez la Reina del Polvorín en la calle, la comitiva marcharía por la calle Puebla de Guzmán donde la Victoria sería despedida por su barrio del Polvorín con coloridas y abundantes petaladas desde los tantos balcones engalanados para la ocasión.  
No con menos emoción y elegancia fue despedida también por su Barrio Reina Victoria, el cual se encontraba adornado con banderas de España, colgaduras donde se podía leer “Victoria Coronada” y guirnaldas de flores blancas.
En la Plaza de España se saboreaba el ambiente de un Miércoles Santo, con una abundancia de devotos que llenaba la plaza y sus alrededores así como el Paseo Virgen de la Victoria, el que conduciría a la virgen al arco que da salida a su Barrio Reina Victoria. En su arco, que se conoce como la salida de la Virgen hacia Huelva, se vivieron momentos de intensa emoción que dejaron rostros con lágrimas de amor hacia una Madre que volvería Coronada por los ángeles.
Dejaba atrás su Barrio para dirigirse a Huelva por su ancha y bella Alameda, en la cual el rostro de la virgen se oscurecía por la presencia de unas nubes que dejaron unos chubascos débiles que desaparecían en el tramo final de la avenida. Apresurándose el andar de los costaleros, un despejado cielo azul de alegría esperaba a la Victoria mientras dejaban atrás los nubarrones cargados de lágrimas de un Polvorín que no quería que su Madre los dejara tres días solos.
Huelva la recibía junto al monumento de la Virgen del Rocío en la Plaza del Punto mientras sonaba la marcha “Rocío” interpretada por la Banda de Música del Rosario de Sanlúcar la Mayor.

Eran las 19:00 cuando la Virgen de la Victoria entraba entre piropos y vítores en la Plaza Niña, en la que fue inaugurado un asombroso azulejo en el que se hace alusión a su amor a las Hermanas de la Cruz, cuyo convento se encuentra en la plaza, y a el hecho de que fue la primera virgen que se postró ante estas hermanas. Allí, en la Plaza Niña, se vivieron momentos de confraternidad ante el convento de las Hermanas de la Cruz, que se encontraba engalanado con banderas y un hermoso cartel con la imagen de la Victoria adornado con flores rosas y en el que la virgen fue recibida con una lluvia de pétalos. Una hora, hasta las 20:00, estuvo la Reina de Huelva con sus Hermanas, las cuales le rezaron y se despidieron de ella antes de ser Coronada. Era entonces cuando la Victoria de Huelva enfilaba muy lentamente, debido a la multitudinaria masa de devotos, hacia la Purísima Concepción.
A las 22:00 el replique de campanas de la engalanada Iglesia de la Concepción anunciaba que la Virgen de la Victoria se encontraba ya a escasos metros, donde fue recibida por una lluvia de pétalos desde los balcones de las últimas casas antiguas de la Calle Concepción y desde la azotea de la misma Iglesia.
El exterior del templo era un hervidero de gente que daba la bienvenida a la Reina de Huelva con vítores, piropos, lágrimas de emoción y el rezo de su salve interpretada en la marcha “Victoria del Polvorín”. Tras esta marcha, nuestra Madre de la Victoria entraba en el templo mientras se escuchaba la marcha “Coronación”.

Ya estaba la Reina del Polvorín y de Huelva en la Concepción, donde fue recibida por Nuestro Padre Jesús Nazareno que se encontraba en su capilla y ante el que se postró la Victoria, dejando así una estampa inédita del Señor y la Señora de Huelva juntos.
El paso de la Virgen fue entronizado en la nave central de la Iglesia para ser recibido por Rvdo.  Don Diego Capado, Vicario Delegado Diocesano de las Hermandades y Cofradías de Huelva, el cual dio la bienvenida a la Virgen de la Victoria y dio las gracias de su venida con el rezo de la Salve Madre. Tras el rezo, los emotivos ¡Viva la Virgen de la Victoria, ¡Viva la Reina del Polvorín! Y ¡Viva la Reina de Huelva! de Don Diego Capado daban punto y final a un traslado previo a la Coronación Canónica que quedará en el recuerdo de la ciudad de Huelva.

Redactado por Juan Antonio Cruz

AnteriorSiguiente
Jartible Cofrade desde 1991 · Tecleando con más de 140 caracteres · Coordinador de ElCostal.org