in

El Arzobispo responde sobre el hecho de conceder una Coronación Canónica

¿Cuál es el sentido de coronar a María y cuáles son los requisitos para ello?

Foto: Archidiócesis de Sevilla

En la web de la Archidiócesis de Sevilla acudimos a la sección “El Arzobispo responde” ante la pregunta formulada por los lectores del semanario diocesano Iglesia en Sevilla sobre el sentido y los requisitos que posee el hecho de coronar a una Virgen.

Esta publicación llega en el momento justo en el que todavía tenemos el regusto de la Coronación de la Virgen de la Salud y cuando los hermanos de Las Cigarreras ya sueñan con la Coronación de la Virgen de la Victoria

¿Cuál es el sentido de coronar a María y cuáles son los requisitos para ello?

La coronación de una imagen de la Santísima Virgen tiene un profundo significado espiritual.

La Iglesia corona las imágenes más insignes de la Virgen porque después de su asunción, María fue coronada por la Santísima Trinidad como reina y señora de todo lo creado. Esta verdad, creída siempre en la Iglesia, hunde sus raíces en la Palabra de Dios.

El libro de los Salmos anuncia proféticamente la entronización de María, enjoyada con oro, a la derecha de su Hijo en la gloria celestial (Sal 44,11). El Apocalipsis, por su parte, cierra sus alentadoras visiones dirigiendo nuestra mirada a María, la “mujer vestida de sol, con la luna por pedestal y coronada con doce estrellas” (Apoc 12,1).

El primer requisito para coronar una imagen de la Virgen, según el Ceremonial de los Obispos, es que la imagen que se pretende coronar goce de cierta popularidad y sea objeto de una gran devoción de los fieles, y que el lugar donde se venera sea sede y centro de un genuino culto litúrgico y de un activo apostolado cristiano.

El móvil de la coronación nunca puede ser el prestigio de una determinada institución o corporación o el mimetismo con otras instituciones similares. 

¿Hay hartazgo?

Las redes sociales han vuelto a ser el altavoz de los cofrades que se encuentran jartos de tanta salida extraordinaria, y por desgracia, se paga justos por pecadores. Lo que debe de ser un acto extraordinario en mayúscula como es la Coronación de la Virgen de la Victoria ha sido motivo de alegría de unos tantos y motivo de saturación para otros.

¿Qué te ha parecido?

-7 puntos
Upvote Downvote

Total votos: 17

Añadir voto: 5

Porcentaje votos positivos: 29.411765%

Quitar voto: 12

Porcentaje votos negativos: 70.588235%

Escrito por Nacho Sánchez

Jartible Cofrade desde 1991 · Tecleando con más de 140 caracteres · Coordinador de ElCostal.org

El IAPH restaurará al Cristo del Buen Fin tras la Semana Santa

La Esperanza Macarena estrena la toca «de las espigas»