in

Arte y Restauración. La Resurrección por @ChabeliSantiago

Señor de la Resurrección, antes del incendio (izquierda) y después de la limpieza (derecha) / CRUZALZADA.COM
Señor de la Resurrección, antes del incendio (izquierda) y después de la limpieza (derecha) / CRUZALZADA.COM

En esta ocasión, antes de comenzar, quiero decir que yo soy hermana de la Hermandad de la Sagrada Resurrección desde hace ya más de diez años…

La intervención correspondiente realizada al Señor de la Sagrada Resurrección de Sevilla ha sido acometida por el Hermano Mayor de la corporación, Miguel Ángel Pérez Fernández (Licenciado en Bellas Artes).

Como prácticamente todos sabemos, el pasado día 5 de Enero de madrugada se atentó contra la Iglesia de Santa Marina con un intento de incendio, en el que gracias a Dios no hubo daños personales y los daños patrimoniales fueron mínimos (interior de la puerta principal, y suciedad de humo por todo el templo). Por este humo excesivo las imágenes de la iglesia quedaron más oscuras que de costumbre.

Por este motivo se decide limpiar, en el caso que comentamos, al Señor de la Sagrada Resurrección. Solo se hablan de “labores de limpieza” en la web de la hermandad, en una muy escueta noticia sobre este tema. Por lo que, se supone, no se contempla ni se admite que sea una restauración “en toda regla”… Entonces… ¿Por qué sobrepasa con creces la limpieza realizada a la que debiera haberse hecho?

Esta obra fue realizada por Francisco Buiza Fernández en 1973. Este autor tenía un claro estilo neobarroco que se inspira en la Escuela Andaluza del Siglo XVII y XVIII. Las obras de este estilo tienen una forma concreta de ejecución. Uno de los últimos pasos y de los más característicos es “la pátina” que se utilizaba, y se utiliza, para dar armonía tonal a la policromía, algo de lo que, a raíz de esta intervención, el Señor de la Sagrada Resurrección, carece por completo. Por lo que sin lugar a dudas podemos decir que la pátina que dio Buiza se ha perdido y es irrecuperable.

“En cada época y cada escuela, en la práctica, como en la literatura aplicada resulta innegable que han existido veladuras y barnices coloreados”. – Cesare Brandi.

Sobre la pátina: “daba oculta gravedad a los colores floridos, para que no ofendan a la vista”. – Francisco Pacheco.

¿Por qué, al igual que en la limpieza, no se ha atendido también a la estructura, soporte, sujeción al paso…? Porque el motivo ha sido la suciedad que provocó el humo del incendio, ¿no? Entonces volveríamos a la primera pregunta que os he planteado en este artículo.

Igualmente me gustaría advertir que esta valoración que hago, es una crítica constructiva que no va dirigida a menospreciar el trabajo concreto de Pérez Fernández. A pesar de ser hermana de la corporación desde hace más de diez años y tener un vínculo devocional con la obra he procurado ser profesional y objetiva en todo momento.

Un saludo, y gracias por leerme. Hasta el próximo artículo.

¿Qué te ha parecido?

0 puntos
Upvote Downvote

Total votos: 0

Añadir voto: 0

Porcentaje votos positivos: 0.000000%

Quitar voto: 0

Porcentaje votos negativos: 0.000000%

El Sr. Gañan amenaza con volver con aires cofrades

La Hdad. de los Estudiantes de Madrid llevará la candelería antigua de La Macarena