Fotografías

Almonte vibró con su Blanca Paloma

Iban llegando las tres de la madrugada, y las últimas filiales más antiguas terminaban de pasar ante la concha de la fachada principal de la ermita que aguardaba a la Virgen del Rocío. A las 03:03 horas de la madrugada, los Almonteños, con el simprecado de la Hermandad Matriz que llegaba en silencio y entraba sin dificultad en la ermita, saltaban un año más la reja ante un perfecto orden de los Almonteños en el interior de la ermita, que no hicieron dificultosa la salida de las andas en hombros a la explanadas principal del santuario.

Comenzaba una nueva procesión donde tras recibir la visita de las 116 Hermandades Filiales, la Virgen salía para devolverle la visita a todas sus Hermandades, a todos sus peregrinos y devotos que en aquella noche se dieron, una vez más, una nueva cita ante la Reina de las Marismas. Huévar del Aljarafe, Villamanrique de la Condesa, Pilas y Coria del Río, eran las primeras Hermandades que esperaban la visita de la Virgen en sus casas de Hermandad.

En torno a las 07:00 horas de la mañana, la Virgen del Rocío hacía presentación en la casa de las Camaristas, horas antes en la que se acostumbra en años anteriores. Un Real donde Córdoba, Fuengirola, Bruselas, etc, esperaban también a que los Almonteños acercaran las andas de la Virgen, dando lugar a emociones, satisfacción y alegría en todos sus peregrinos.

Alegría y emoción es lo que se vivió en la novena filial. Huelva vibró con la patrona Almonteña donde gran congregación de gente la esperaban y no se querían perder a su paso por la Hermandad de Huelva.

Como en el Real, el Eucaliptar  se llenó de las últimas Hermandades esperando a poner su simpecado lo más cerca de la Virgen. Allí esperaban las dos últimas Hermandades que la Hermandad Matriz agregó a la nómina de Filiales: Salteras y Torrejón de Ardoz esperaban con ilusión el paso de la Virgen y hacer por primera vez en su historia presentación como filial con sus simpecados.

Tras visitar las últimas Hermandades y la Hermandad Matriz de Almonte, en torno las 12:20 de la mañana, la virgen volvía a entrar de nuevo en su santuario en hombros de sus hijosAlmonteños, finalizando un nuevoPentecostés con los rezos y los vivas de las Camaristas y los Santeros que se colocaban a cada lado de la imagen gótica, y todos que lleneron el santuario para darle un hasta luego a la Blanca Paloma.

 

AnteriorSiguiente