- A Través del Antifaz

A Través del Antifaz (VI): Costaleros de Sevilla.

Francísco de Asís Gallardo Cantos

Los desfiles de las Cofradías sevillanas, perderían parte de su esencia, sin el concurso de las Cuadrillas de Costaleros.

A través del tiempo, se han sucedido una serie de cambios en su configuración que no han influido, en lo sustancial, en la manera de portar las andas de los distintas Hermandades.

En sus orígenes, los pasos eran portados por gente asalariada, hombre robustos, en su mayoría braceros y trabajadores del puerto de Sevilla.

Fue al cabo de los años, en mil novecientos setenta y tres, cuando se produce un movimiento en la Hermandad de los Estudiantes, promovido por un grupo de Hermanos para hacerse cargo de portar los pasos de forma desinteresada, mediante la creación de sendas Cuadrillas de Costaleros, para lo que se someten a la experiencia y maestría de un Capataz de la talla del reconocido Salvador Dorado “El Penitente, ” que continuaría con esta labor de formación, al siguiente año, en la Cofradía del Cristo del Amor.

Este hecho, la influencia de las prédicas poéticas del recordado Padre Cué S.J., en su magistral obra “Cómo llora Sevilla” (1947), glosando “los hombros móviles de los costaleros, ” y la inquietud latente de los Cofrades sevillanos, tuvieron su
influencia para que arraigara esta iniciativa estudiantil, en el seno del resto de las Corporaciones.

Acorde con esta dinámica, la Hermandad de las Penas de San Vicente, acuerda nombrar Hermanos efectivos al grupo de Costaleros, que por aquel entonces portaban sus pasos y que comandaba aquel excepcional y carismático Capataz que fue Alfonso Borrero Pavón, de grata memoria.

A raíz de este nombramiento, presencié emocionado una pequeña discusión entre Alfonso y uno de sus “Pateros”, Javier Lasso esquina con Trajano, que se negaba a abandonar el paso antes de la entrada, como le requería su Capataz para cuidar su físico con vistas al resto de la semana, aduciendo que él era Hermano y como tal, lo quería llevar hasta su Templo.

El broche lo puso un Costalero de la Vera Cruz que ya entrado, nos solicitó permiso para llevar a Jesús de las Penas hasta su Iglesia, de Patero ¡y de rodillas!

Benditos Costaleros de Sevilla que llevan a Dios y su Reina Madre, sobre sus hombros!

AnteriorSiguiente
Jartible Cofrade desde 1991 · Tecleando con más de 140 caracteres · Coordinador de ElCostal.org