- A Través del Antifaz

A Través del Antifaz. Presentación de D. Francisco de Asís Gallardo

Francísco de Asís Gallardo Cantos

Desde la nostalgia de un viejo Prioste, acurrucado entre los pliegues de los muchos años, y a requerimiento de mi querido nieto José María, Cofrade en ciernes y al que deseo complacer, recordaré en esta breve instantánea, algunas vivencias de mi entrañable etapa en dicho ministerio.

La Hermandad de las Penas de San Vicente, me acogió siendo aún muy joven, para compartir la Priostía con dos Cofrades de pro, como fueron nuestros Hermanos Don José Martínez Luna y Don Rafael Alba Medrano.

Teniendo, además, la gran suerte de trabajar bajo las directrices de dos Mayordomos que dejaron su impronta en el devenir de la Cofradía: Don Domingo Bellido Vázquez y Don Jorge García Dornaleteche.

Era una Hermandad muy modesta, allá por los años cuarenta y tantos, y bajo la dirección de su Hermano Mayor, Don Saturnino Jiménez Delgado, emprendía nuevos caminos de renovación, en todos los órdenes y al que no eran ajenas las reformas de su patrimonio procesional.

Pero, previamente, había que cuidar los pasos y enseres de la Cofradía, y héme aquí con mis bayetas, mis grandes dosis de bicarbonato (para la “plata”) y mi gran cariño a la Institución, fajándome en dejar relucientes unos y otros.

Entrañables las largas madrugadas, en el silencio oscuro de la Parroquia, para colaborar admirado en la colocación de la cera que el bueno de Don José distribuía, derrochando arte y primor sin iguales, y afamó nuestro paso de palio como uno de los mejores iluminados de nuestra Semana Santa.

Para calentar el ánimo, en el fragor de la fría madrugada, eran inevitables unos cafelitos y una copita de coñac que bebíamos con moderación, para evitar los efluvios etílicos y la posible admonición de
nuestro severo y querido Párroco, Don Prudencio, sobre todo, cuando por mor de la hora, uno de los Priostes se queda dormido en un Confesionario.

Desde este Antifaz de la Vida, espero poder recordar para vosotros, algunas otras Vivencias de lejanos tiempos, con el corazón dolorido por no serme permitido seguir sirviendo a mi Cofradía, y con la esperanza de que estas instantáneas reafirmen en su fe y su dedicación a este presunto Cofrade de la Archicofradía de la Misión, de su Colegio Claret.

¡Que Dios os bendiga!

AnteriorSiguiente
Jartible Cofrade desde 1991 · Tecleando con más de 140 caracteres · Coordinador de ElCostal.org