in

8º #LaSábanaSanta. El Hombre de la Síndone (III)

Continuando con lo que nos dice la Sábana Santa del hombre que vemos representado en ella, decimos también que, tiene marcas propias de haber transportado un palo que podrían ser las correspondientes al transporte de la cruz.

Si nos fijamos en la zona de la espalda, veremos que la zona de los omóplatos está especialmente herida, posiblemente por el transporte del palo horizontal de la cruz, que era lo único que se transportaba cuando eran ejecutados los reos condenados a ser crucificados, puesto que el Stipes, que era el palo vertical estaba colocado en el sitio y el transporte del palo horizontal era lo que llevaban hasta el lugar de la ejecución.

Allí, como ya tenían los brazos atados, durante el camino, lo que hacían era encajar el palo horizontal en el vertical, se les ataba losbrazos-atados-sabana pies y con eso bastaba. Era la forma más rápida de morir. En el caso de Jesús sabemos que no se hizo esto. El Evangelio nos dice que Él fue desatado para que Simón de Cirene llevara la cruz detrás de Él, pero llegado al lugar de la ejecución, en lugar de volverlo a atar, probablemente lo más sencillo era clavarlo. Esto no era lo habitual, por tanto, pensar en que fuera otro crucificado distinto de Jesús nos obligaría a pensar en qué otras circunstancias pudieron hacer que otra persona fuera crucificada de forma igual, desatándolo y clavándolo como nos muestra el caso del Evangelio, el caso de Jesús.

La Sábana Santa también nos dice que el hombre fue crucificado. Lo sabemos no solamente por el supuesto transporte del palo horizontal, sino porque vemos marcas, en las manos y en los pies, que corresponden a clavos. Hay unos regueros que nos indican que el reo tendría los brazos abiertos hacia arriba y que al colocarse en la posición del cuerpo del sepulcro se modifica la situación de los brazos y los regueros parece que suben hacia arriba. En definitiva esto nos indica que estamos ante un crucificado. Cuando los científicos analizan la imagen de los brazos, de las manos en concreto, descubren algo que les llama mucho la atención, porque parece que sólo se ven cuatro dedos en las manos y esto es algo bastante extraño, parece que no tenga pulgares y además parece que los dedos son muy largos.

manos-sabana-santa

Estas dos cosas fueron explicadas por algunos científicos, entre ellos, el profesor Pierre Barbet que lanzó la idea, hasta ahora no refutada, de que en realidad lo que muestra la Sábana Santa es que los clavos no estaban en las palmas de la mano, sino un poco más alto, en el pulso, en el «espacio de Destot». En este punto el clavo toca el nervio mediano que es el que repliega el pulgar hacia dentro y por eso las manos se ven una sobre otra, pero no se ven los pulgares, porque estarían replegados hacia el centro de la palma. Las dos ideas coinciden. Los dedos parecen muy largos porque el clavo está más hacia el codo y la sujeción que produce el clavo en la muñeca es muy superior, pues, un clavo en la palma de la mano, en los experimentos que se han hecho, rompe la mano, la desgarra y el cuerpo cae.

espacio-destot-sabana


La muerte que nos revela la Sábana Santa es la muerte de un crucificado, es decir la de una persona que colgada de las manos tiene que moverse y cambiar la posición del cuerpo para poder respirar. Si se sujeta a una persona de las manos y se le deja sencillamente colgando, sin ningún apoyo en los pies, se bloquearía la caja torácica y como consecuencia de ello se produciría la asfixia en muy pocos minutos. ¿Qué ocurre? Pues que los romanos colocan un apoyo en los pies, dejan las piernas con la posibilidad de moverse yhombre-crucificado-sabana entonces el crucificado puede tirar de las manos hacia arriba y al poner los pies de puntillas, puede doblar el cuerpo y empujar el aire con el diafragma y soltar el aire. Porque el problema de la asfixia no es el de no tomar aire, sino que no se puede expulsarlo, por la postura en que queda bloqueada la caja torácica cuando el cuerpo está colgando de las manos. La Sábana nos muestra la muerte de una persona que tiene que estar moviéndose en la cruz para poder respirar, hacia delante y hacia atrás. El crucificado debe moverse y las distintas posiciones originan regueros de sangre diferentes. Y todo esto se ve en la Sábana perfectamente. En definitiva, por tanto lo que nos muestra la Síndone es un crucificado real que tiene que moverse para poder respirar y alterna las dos posturas en la cruz.

Si nos fijamos en los pies, veremos que los regueros de suero y de sangre marcan efectivamente la colocación de clavos en los pies también. Parece que está el pie izquierdo sobre el derecho, unidos los dos, y la planta del pie que estaba debajo, el pie derecho, se ve que está lleno de tierra. Esa tierra coincide con la que se encontró en la nariz y en la zona de las rodillas y que ya hemos dicho antes que tiene la misma composición que la de Jerusalén.

pies-sabana-santa

Un clavo en el pie no plantea ningún problema porque sostiene perfectamente, pero lo que sí que diremos es que la posición que utilizan los artistas normalmente, cuando hablan de un crucificado puede ser una de las dos opciones de la imagen, o bien los dos pies con un apoyo, o bien un clavo solo para los dos pies juntos. El apoyo, esa especie de tarugo de madera que se coloca para hacer como una especie de escalón es un invento bizantino, es posterior, por eso sabemos que esto no se utilizó en el caso de Jesús. Lo que vemos en la Síndone es la de los dos pies juntos, y parece que ésta sería la posición que tendría que tener Jesús en la cruz. La Sábana coincide con lo que nos dice la arqueología y la Historia.

Redacta, David Jiménez (@LaSevillaCofrad)

¿Qué te ha parecido?

0 puntos
Upvote Downvote

Total votos: 0

Añadir voto: 0

Porcentaje votos positivos: 0.000000%

Quitar voto: 0

Porcentaje votos negativos: 0.000000%

Escrito por Nacho Sánchez

Jartible Cofrade desde 1991 · Tecleando con más de 140 caracteres · Coordinador de ElCostal.org

#ReflejosdePasión. Amantes, (Costaleros infieles) por @IsaSerrato

Estampas de Cuaresma. El misterio de Las Aguas desde el Suelo