in

6º Entrega #LaSábanaSanta, El Hombre de la Síndone por @LaSevillaCofrad

Según las investigaciones llevadas a cabo por expertos en medicina, arqueología, historia, física, palinología, etc., el cuerpo que 0000263288_230x230_jpg000podemos ver en la síndone parece pertenecer a un hombre que ha sido golpeado, flagelado, coronado con un casquete de espinas, crucificado y al que han abierto el costado.

Si nos fijamos en lo que piensan por ejemplo los antropólogos, diremos que es la huella de un hombre que… ¿podría ser de Jesús?

Sí, podría ser de Jesús, porque sus características son propias de un espécimen humano de esa zona del mundo. Tiene la nariz larga, los labios carnosos, los ojos más bien juntos, y una serie de circunstancias, pelo largo, barba partida, bigote, etc.

Si queremos hacer una reconstrucción de cómo sería ese rostro, podemos imaginarnos que, sin heridas, sería algo parecido a la imagen que apreciamos a la izquierda.

Esta es una imagen preciosa del profesor de la Universidad de Sevilla, en la facultad de Bellas Artes, el profesor Miñarro, que ha querido reconstruir la imagen del hombre de la Sábana, sin heridas, pero ajustándose a las medidas que nos da la Síndone.

Según Monseñor Ricci, en su estudio de los años 60 y 70, podemos ver que estamos ante una huella que muestra:

  • Una serie de regueros de sangre propios de una corona de espinas que aparecen no solamente en la frente sin también como veremos más tarde en la nuca.
    • También tiene contusiones o hinchazones que cubren toda la frente.
  • En la mejilla derecha tiene una contusión doble que le ha producido una deformación que parece atribuirle muchos más años de los que debía tener este personaje.
  • Fijándonos en la otra mejilla vemos que tiene una contusión con equimosis, con una herida.
  • Tiene una herida en la nariz y tiene roto el cartílago, posiblemente de una caída o del golpe que ha producido la contusión en la mejilla derecha, porque en la punta de la nariz se han encontrado restos de tierra, igual que en las rodillas y en las plantas de los pies, que casualmente tiene la misma composición que la tierra de la zona de Jerusalén. Podría ser de una caída o del golpe que hubiera partido el cartílago.
  • Monseñor Ricci entiende que esta huella oscura que se ve al dorso de la nariz podría ser un salivazo.
  • Vemos también un reguero de sangre por descarga nasal.
  • Podemos fijarnos también que hay una colada de sangre con saliva que sale de la comisura derecha de los labios y si nos fijamos en la barba vemos que el mentón está hinchado y contuso y la barba manchada de sangre.
  • Todas estas características nos están indicando son heridas, contusiones reales de una persona que ha sido sometida a una tortura terrible.

Una reconstrucción de esa imagen que se ve en la Sábana Santa sería algo parecido a la escultura del mismo profesor Miñarro:

contusiones-sabana

¿Qué te ha parecido?

0 puntos
Upvote Downvote

Total votos: 0

Añadir voto: 0

Porcentaje votos positivos: 0.000000%

Quitar voto: 0

Porcentaje votos negativos: 0.000000%

Escrito por Nacho Sánchez

Jartible Cofrade desde 1991 · Tecleando con más de 140 caracteres · Coordinador de ElCostal.org

Iglesias abarrotadas ante la amenaza de lluvia

San Bernardo conmemorará la llegada del Cristo de la Salud